Dime cómo duermes y te diré cómo es tu relación de pareja

  • ¿Cómo te gusta dormir con tu pareja? Cucharita, de espaldas, abrazados, en la nota te contamos qué tipo de relación tenés con tu amor.

    Compartir:

    Dormir con otra persona es sin duda alguna uno de los momentos de más intimidad dentro de una pareja. La postura que elegís para pasar la noche junto a esa persona dice mucho acerca del tipo de relación que tienen.

    El lenguaje corporal revela cosas de las que a lo mejor ni siquiera sos consciente. Diversos estudios revelan cómo son las parejas de acuerdo a la forma en que duermen.

    La cucharita

    Un clásico. Consiste en abrazar por la espalda a la otra persona y estar cuerpo a cuerpo. Una práctica cómoda y cálida que denota la protección de uno de los miembros. Sexualmente es una postura que demuestra que el «envuelto» es más vulnerable al sexo, aunque también le dice al otro que confía en él.

    Foto: Scoopnest.com

    La cucharita desunida

    A medida que la relación madura, tendemos a buscar más espacio propio y prima tener un sueño reparador, pero a la vez no queremos renunciar al contacto con nuestra amada o amado.

    En estos casos se recurre a la cucharita (abrazar por la espalda a la otra persona) pero tan solo apoyando la mano. La ausencia de ese contacto entre genitales y la espalda demuestra que el deseo sexual se estabilizó.

    Cara a cara

    Es una de las posturas más íntimas de todas y suele usarse luego de vivir emociones intensas como al principio de la relación o luego del sexo. Lo interesante de esta postura no es solamente si la practicamos o no, sino ¿cuánto tiempo permanecemos con ese grado de contacto?

    Si se deshace a los 10 minutos quiere decir que la pareja tiene una relación sólida e independiente. Pero si dura toda la noche significa que la pareja está muy enredada y que son muy dependientes el uno del otro.

    Foto: Tuiris

    De espaldas

    A pesar de que la primera impresión sea la de que no hay amor, no es así. En realidad esta postura demuestra que la relación es bastante estable.

    Las parejas que optan por dormir así son las más seguras de sí mismas y las que están realmente conectadas, es decir, son una pareja cercana y a la vez independiente.

    Sobre el pecho

    Una postura muy hermosa, pero muy incómoda. No hay nadie capaz de resistir toda la noche de esa manera, al menos que quiera terminar con un tremendo dolor cervical o sin sentir uno de sus brazos. A pesar de esto, es una forma linda forma de demostrar confianza e intención de reforzar la relación. Por ello, es frecuente en parejas que acaban de empezar o para momentos en los que se busca un momento más tierno.

    Acorralado

    Si uno de los dos se desparrama sobre la cama ocupando todos los rincones y nos acorrala hasta el límite, el mensaje es claro: estás ante una persona egoísta. Uno de los dos domina el espacio y la relación, mientras el otro adquiere el rol secundario.

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: