Claves para salir de un «amor tóxico»

  • Cuando tu relación te está afectando la salud, cuando sentís que todo el tiempo estás enferma y te duele la cabeza porque todo el tiempo estás tratando de no pelear, es que estás en un amor tóxico.

    Compartir:

    ¿Hay demasiada desconfianza entre ambos? Si te sentís atrapada en una relación que no es como vos te imaginabas y sentís que todo el tiempo la historia te estira para abajo, porque tenés más problemas que alegrías, es que estás a tiempo de tomar estos consejos que nos trae el sitio Yahoo.

    Se trata de los consejos del psicólogo español Juan Cruz y de la psicoterapeuta australiana Avril Carruthers, quienes  -en Salud180- ofrecen ocho claves para expulsar para siempre a un amor tóxico de tu vida. Intentá y comentanos cómo te fue:

    1. Detectar. Hay que identificar la toxicidad para poder salir de ella; no escapar sino hacerle frente. Gracias a esa toma de conciencia como observador externo el lóbulo frontal se activa y genera calma, explica Cruz.
    2. Decidir la importancia de la relación. Aunque parece obvio alejarse de las relaciones tóxicas, no siempre es tan sencillo. De acuerdo con Carruthers, muchas veces se trata de alguien con quien existen lazos de lealtad, trabajo o afecto de por medio. Encontrá una manera de equilibrar lo que sentís con lo que es bueno para ti. Las razones menos saludables para mantenerse son la costumbre o familiaridad con la persona.
    3. Abstracción. Todos somos libres de ‘cerrar la ventana’ de nuestra mente al ruido del exterior. Aunque nos bombardee con mensajes letales, tenemos la capacidad de protegernos y cerrar nuestra mente a esa información.
    4. Autoestima. Potenciar los recursos que cada uno tiene, realizar actividades que refuercen nuestras aptitudes y habilidades, buscar nuevos entornos más saludables donde se aprecien nuestras cualidades.
    5. Relaciones sociales. Cultivar los vínculos afectivos verdaderos y las relaciones sociales basadas en valores. Fomentar la interdependencia y una buena red de amistades.
    6. No al victimismo. Abandonar la autointoxicación, ese diálogo interior que repite una y otra vez los mismos mensajes negativos sin ofrecer nunca una salida.
    7. Solidaridad. Hacer cosas por los demás o implicarse en proyectos solidarios es una buena forma para salir de uno mismo y nuestra propia ‘desgracia’. Además, ayudar a otras personas que sufren es bueno para relativizar.
    8. Abandonar: En ocasiones, sobre todo cuando las consecuencias afectan a la salud, hay que abandonar las situaciones contaminantes, pero no lo tomes como una derrota. A veces, para sobrevivir en un entorno tóxico, hay que convertirse en un ser tóxico. Y ese es un precio demasiado alto. Hay momentos en que una retirada a tiempo es una victoria.
    Sin caer en lo que alguna vez aseveró Maquiavelo, de que “el amor sirve para disfrazar el poder, la riqueza y la fama”, no debemos de olvidar que todo amor que no es correspondido trae problemas.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): , ,

    Más notas: