Errores comunes al educar a los hijos

  • Una manera de corregirnos.

    Compartir:

     

    Muchos padres no dimensionamos el error que cometemos en la educación de nuestros hijos. No queremos aceptar las críticas de las personas que se dan cuenta de nuestra equivocación. Pero no debemos preocuparnos, no es un pecado mortal irreversible, la clave está en darnos cuenta de eso, tomar conciencia y las riendas de la familia para educar a nuestros hijos.

    Los niños aprenden a mil por hora

    Como padres debemos saber que los niños escuchan, ven y hacen todo lo que nosotros hacemos, es por eso que cuando decimos frente a ellos alguna mala palabra, ellos automáticamente repiten o la gravan para usarlo en otra parte. Eso es lo que pasa cuando en casa no marcamos pautas para su que aprendan para la vida.

    La manera en que los corrijamos y lo que les enseñemos, va a marcar su presente y futuro. Muchas veces nos enfocamos en la forma más simple de sobrevivir cada día, sin pensar en toda la carga de información que les estamos dando y la cual formará su vida de adultos.

    Al criar a un niño en particular, hay varios detalles en los que debemos poner atención pues a veces seguimos patrones sociales sin darnos cuenta en los cuales acentuamos con demasía las diferencias de género.

    Estas expresiones clásicas de mamá son las que le encantan y nunca olvidan

    “Los hombres no deben participar en las tareas del hogar”: Muchas familias educaron a sus hijos varones en que las tareas domésticas son exclusivamente de las mujeres siendo que no es así, por una cuestión de independencia los niños deben aprender a atenderse solos. ¿Qué pasará cuándo mamá o hermana no estén alrededor para servirle?. Es en esto, mamá en lo que tenés que enfocarte y enseñarle cosas simples como: arreglar su cama, ordenar su habitación, que lleve la ropa al lavadero, que sea cuidadoso con sus ropas íntimas entre miles de otros quehaceres que el varón puede aprender, para que el día de mañana no sufra.

    “No llores, parecés nena”: Ésta es otra expresión absurda, tanto niñas como niños tienen todo el derecho de expresar sus sentimientos ya sea a través de lágrimas o berrinches (que son propio de los niños).

    Si le haces creer a tus hijos que no pueden llorar solo ocasionaras que crezca reprimido y con resentimiento y esto puede traer malas consecuencias a futuro. Pueden llegar a ser incapaz de generar buenos sentimientos hacia los demás.

    “Para eso estamos las mujeres; para atender a los hombres”: Nunca, nunca repitas esta frase frente a los chicos, se crearán un concepto errado de la palabra “atender” lo confundirán y creerán que las mujeres son todas sirvientas del género masculino. El error más grave de algunos padres es dejar que sus hijos esperen con las piernas cruzadas que la cena esté lista sin ayudar a colocar un cubierto. Es un muy mal ejemplo que muchos papás ponen a sus hijos, no por el hecho de ser hombres significa que no sean capaces de involucrarse, atenderse a sí mismos o inclusive atender a las mujeres. Esta acción no se trata de género, sino de educación e iniciativa.

    “Esto es trabajo solo de hombre o viceversa”: Para muchos padres ver a sus hijos metidos en clases de baile, arte o cocina, por ejemplo, es imperdonable. Tienen la idea de que a los hombres sólo se les permiten actividades como lucha libre, futbol, carpintería, etc. Ellos tienen el derecho de elegir libremente según sus destrezas y gustos, no tiene nada que ver con el género; incluso, hoy en día hay muchos estilistas hombres muy exitosos de apariencia y actitud muy varonil.

    “Es hombre y debe de tener muchas mujeres”: ó los hombres pueden estar con quien quieran. Mientras que a las mujeres nos educan con las bases de que necesitamos a un hombre para sentirnos completas y casarnos para ser aceptadas por la sociedad, muchos hombres son educados con la idea contraria: mientras más mujeres conquisten más masculinos se vuelven.

    Este tipo de ideas no sólo son ideas obsoletas sino además afectan la autoestima de nuestros hijos, pues aquellos que no concuerden con esto se sentirán presionados por los mismos padres.

    Parecieran sin importancia, pero son muchas las actitudes que llegamos a tomar como padres hacia la educación de los niños que marcan el machismo y la desigualdad, algunas inconscientes otras conscientes, pero al final lo que importa es concentrarnos en darles unas bases de equidad.

    Fuente: www.imujer.com

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: