Cómo alimentarnos en la oficina

  • La alimentación es uno de los factores que condicionan el desarrollo físico, la salud, el rendimiento y la productividad de la persona.

    Compartir:

    Muchas son las horas de nuestra vida que pasamos en los lugares de trabajo, por eso es importante evitar una alimentación monótona, repetitiva o en la que falten nutrientes para el cuerpo.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que se debe comer por lo menos cinco porciones de verduras y/o frutas diferentes todos los días, ya que aportan naturalmente, la cantidad de vitaminas y minerales necesarios.

    Cabe señalar que las necesidades nutricionales varían para cada persona en función a su edad, sexo y otras condiciones individuales, así como del tipo de actividades laborales que realiza. Por ejemplo, las que llevan a cabo actividades laborales sedentarias, es decir, que permanecen sentadas la mayor parte del día, la alimentación debe ser, preferentemente, liviana, cuidando que no haya un aumento extra de calorías, por el bajo gasto calórico que conlleva este tipo de trabajo. Se debe asegurar un equilibrio adecuado de todos los alimentos y sus nutrientes, siempre en cantidades moderadas, publica el Ministerio de Salud.

    Estas son las recomendaciones que brinda el Ministerio de Salud para una alimentación saludable en el trabajo:

    • Incluir todos los grupos de alimentos: Un plato de comida saludable comienza incluyendo más verdura de lo acostumbrado, por lo que las ensaladas siempre deben estar presentes en la mitad del plato. La otra mitad se completa con proteínas (carnes magras, vacuna, de pollo, pescado, huevo) y carbohidratos preferentemente complejos (arroz, fideos, papa, batata, mandioca, harina de maíz). La bebida ideal para acompañar la comida es el agua, y como postre se puede optar por una fruta de estación.
    • Cuidar el tamaño del plato: Se recomienda usar platos medianos para poder controlar las porciones.
    • Respetar un tiempo y horario para comer: Para que la comida resulte saludable y agradable, no solo se deben tener en cuenta cuestiones dietéticas, también es necesario que se dedique un mínimo de 40 minutos a la comida del mediodía, que se coma despacio y se mastique bien cada bocado. Conviene programar una hora fija para almorzar y respetarla siempre que sea posible. Al tomarse un tiempo adecuado para comer, hacerlo en compañía y en un ambiente agradable, el alimento se disfruta y cumple su función.
    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: