Ahorremos al método japonés

  • Lo último, ahora los orientales crearon un método para llegar a fin de mes.

    Compartir:

     

    Para el manejo en casa y ahorrar las cosas innecesarias en la que muchas veces gastamos nuestro dinero, los japoneses se ponen al día buscando una solución y hacer que lleguemos a fin de mes.

    El libro Kakebo, de la editorial Blackie Books, caracterizado por el orden y su organización, los nipones han exportado el sistema que utilizan miles de familias para mantener a raya el gasto y poder ahorrar.

    El libro Kakebo, enseña a ahorrar.

    El libro Kakebo, enseña a ahorrar.

    Vas a pagar a la cafetería, sacas la cartera y esas moneditas que creías recordar que estaban ahí, desapareció de forma misteriosa, nadie sabe dónde están. El dinero se escapa, parece que tiene vida propia y como no somos el banco, necesitamos administrarlo.

    Kakebo no es un tipo de sudoku, ni una llave de karate, que significa ‘libro de cuentas para el ahorro doméstico’ y ya es una práctica bien extendida entre los japoneses.

    Ahora, el kakebo llega en castellano para todos aquellos que siguen pensando que su dinero tiene alas.

    Un simpático cerdito con gafas, símbolo de futuro y prosperidad, acompaña al ahorrador en su duro camino. Kakebo no es un método para ahorrar, sino una herramienta. Estilo libreta, este pequeño libro te permitirá controlar y registrar absolutamente todos tus ingresos y tus gastos (representados por un lobo feroz) para saber en qué se escapa el dinero.

    Al inicio de cada mes hay que saber de dónde partimos (ingresos y gastos fijos), cuánto dinero tenemos disponible para gastar y cuáles son nuestros objetivos.

    Después, día por día y semana por semana, habrá que registrar los gastos variables. Estos están divididos en supervivencia, ocio y vicio, cultura y extras. Kakebo es la excusa perfecta para saber por fin cuánto gastamos realmente al mes en bebidas u otras cosas extras.

    Consumir, más deseo que necesidad

    Hoy en día, consumir es un acto que muchas veces atiende más al deseo que a la verdadera necesidad. Comprar entraña una reflexión sobre sus consecuencias que pocas veces realizamos: es una acción automática e incluso irracional, asegura el libro.

    Desglosa tus gastos mensuales y semanales, controla tu consumo diario y analiza los resultados mes a mes. ¿Gana el lobo o el cerdo que llevas dentro?

    Mira la breve explicación del libro

    Fuente: www.gonzoo.com

    Fotos: www.blackiebooks.org

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: