Polémica por la visita de Kim Kardashian al Vaticano

  • La celebridad visitó la Santa Sede con un vestido semi transparente y le llovieron las críticas.

    Compartir:

    La discreción y Kim Kardashian no son buenas compañeras. La empresaria está de viaje de negocios en Roma y le han faltado horas para hacerse notar. Ella jamás pasa desapercibida y en el Vaticano no iba a ser una turista más. En compañía de Kate Moss y su hija Lila Grace, Kim Kardashian realizó un recorrido por la residencia del Papa, y por supuesto los paparazzi estaban ahí para inmortalizar el momento.

    Ella, fiel a su estilo, no ha dejado de lado los tacones ni la ropa ajustada para hacer turismo por lugares tan emblemáticos de Roma. El modelo semi transparente, sin mangas, que dejaba sus hombros y parte del escote al descubierto se hizo viral, y los medios de medio mundo se hacían eco de ello calificándolo de demasiado «sexy» para el centro de la Iglesia Católica Romana, publica el portal rtve.

    Algunos usuarios apoyaron la decisión de la estrella de Keeping up with the Kardashians de mantener su estilo para visitar la Ciudad del Vaticano. En cambio, otros muchos, vieron en su outfit una falta de respeto que incumplía el estricto código de vestimenta que aplican a todos los visitantes. Sin embargo, hay quien ha visto en su look otra gran campaña de marketing de la celebrity.

     

     

    ¿Por qué es polémico?

    Porque el código de la Santa Sede prohíbe las camisas sin mangas, los escotes, los shorts y minifaldas. En la ciudad del Papa, se promueven atuendos discretos, y si no se cumple con el código de vestimenta, los guardias tienen el derecho a negar la entrada. ¿Incumplió Kim todas las normas de protocolo exigidas? Pues no exactamente. La influencer lució un vestido blanco semi largo, pero con encaje, transparencias, aberturas y sin mangas.

    Para entrar se puso un abrigo

    Al final, Kim si que cumplió con el protocolo establecido por la Santa Sede. Lo hemos comprobado gracias a las fotos que ha subido a stories su asistente personal, Tracy Romulus, donde se aprecia como Kim se puso un abrigo negro que la cubría casi hasta los tobillos para recorrer lugares de culto como la basílica de San Pedro o la Capilla Sixtina.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: