“Mami quiero un perro”, ¿mami querés un perro?

  • Una mascota enternece a los niños, pero su cuidado debe ser una responsabilidad de toda la familia.

    Compartir:

     

    Cuando nuestros niños alcanzan una edad determinada y observan que en casa de sus amigos o en la casa del vecino viven unos seres de cuatro patas que a menudo mueven la cola, no es raro que un día lleguen con la idea sumamente fija de que “quieren” un perro en nuestro hogar.  ¡Cuidado!.

    Como siempre los padres quieren complacer los deseos de los niños; llega la mascota a la casa. El niño entusiasmado se dedica a prestar atención al nuevo miembro de la familia por unos días, luego lo más probable es que vuelva a su rutina normal ir a la guarde o al cole, ir a la casa de sus compañeros y vuelva a sus múltiples actividades extra escolares y el ser de cuatro patas que mueve a menudo la cola, queda rezagado al cuidado de… vos mami.

    Por lo cual les pido que piensen bien antes de complacer el deseo de sus hijos. Hay cuatro cosas que quiero tengan en mente a la hora de consentirlos. Ya que, les repito, serán ustedes solas o acompañadas de sus parejas las que se harán cargo de la mascota, al menos por un tiempo o hasta que a sus hijos comprendan lo que realmente conlleva tener una mascota en casa.

    1.       Tiempo

    Cuando el cachorro llega a casa tienen un mundo de cosas por aprender y así también ustedes. Deben dedicar tiempo a investigar sobre qué es un perro o un gato, ya que ellos no son seres humanos y tienen costumbres y conductas muy diferentes a las nuestras. Hay varias cosas que los peludos deben aprender por ejemplo: deben educarlos dónde realizar sus necesidades fisiológicas y esto lleva tiempo, ya que los cachorros se equivocan, se equivocan y se vuelven a equivocar, antes de aprender correctamente. En caso de ser perro la mascota adoptada, recuerden que necesita paseos, por lo cual deben administrar su tiempo  para darles un paseo de al menos 20 minutos todos los días.

    2.       Dinero

    Las mascotas deben visitar regularmente al Médico Veterinario, deben alimentarse a base de un buen balanceado y muchas veces enferman, esto implica un gasto. Por lo cual debemos evaluar e asumir una responsabilidad monetaria, en la que a la lista de gastos de la casa, de los niños y nuestros, se suma los de la mascota.

    3.       Tolerancia

    Los cachorros son traviesos y exploran el mundo que los rodean por lo cual ese hermoso y perfecto jardín que tenemos puede cambiar con la llegada de estos. Esa nueva mesa de madera que compramos para el quincho a veces les sirve de mordillo para gastar sus dientes, y esa alfombra persa que compramos en infinitas cuotas, adoptó como su baño. A todo esto, y muchas cosas más, debemos ser tolerantes ya que con la educación adecuada y el tiempo el cachorro aprende que pozos en el jardín no se hacen, que es mejor el hueso de cuero masticable antes que la mesa y que el pasto es un lugar mucho más agradable para hacer sus necesidades que la alfombra.

    4.       Compromiso

    Por último, pero el más importante, es el compromiso que asumimos al adoptar o comprar una mascota. Esta no se puede devolver porque o no llenó nuestras expectativas, o no pensamos bien lo que hacíamos. Una vez que decidan adquirir una mascota deben la familia completa debe hacer un compromiso real, deben sentarse a hablar de todo lo que conlleva la llegada de una mascota a la casa, dar responsabilidades pequeñas a los chicos como por ejemplo fijarse de que siempre tenga agua, comida. Quién la sacará a pasear, quién limpiará su lugar, quién lo educará para evitar los problemas de comportamiento que una mala educación conlleva.

    Algo sí les puedo asegurar, por más que algunas veces siempre sean ustedes mamis las que se encarguen de las mascotas, cuando vean la cara de felicidad de sus hijos al jugar, acariciar y -sobre todo- cuando vean todo lo que se aprenden de la experiencia al tener un perro o un gato, nunca se van a arrepentir.

    Tener una mascota abre mucho más el corazón de un niño, ya que aprende a cuidar de un ser que depende exclusivamente de él.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: