Criar a un hijo es crear a un ser humano

  • Nos pasamos nuestra vida adulta repitiendo nuestra primera infancia.

    Compartir:

    Desde el nacimiento y hasta el final de la infancia el ser humano se forma, toma de sus padres primero y más tarde del entorno social toda la gama de herramientas que va a utilizar en su vida, es posible aprender más tarde, desde ya, pero  la información realmente importante ocurre en estos primeros años.

    Nos pasamos nuestra vida adulta repitiendo nuestra primera infancia.

    Bajo esta mirada quiero notar dos puntos:

    No hay dos momentos para criar un hijo, no es que hoy podes juntar dinero para darle comodidades y cuando sea este más grande poder compartir con él. El vínculo se construye desde el día del nacimiento, el nuevo ser humano no sabe que le faltó a los padres, no entiende que sus padres están trabajando para darle eso que ellos no han tenido, el ser humano nuevo solo sabe lo que se le muestra.

    Un niño ignorado va a ser un adulto indiferente, un adolescente indiferente. Un niño aceptado e incluido va a ser un adulto aceptado e incluido con los demás así como integrado para sí mismo.

    El momento de compartir para crear es hoy, aquí y ahora, con lo poco o mucho material que exista.

    El otro punto es que un adulto tiene dentro suyo toda su infancia, todos los miedos, las vergüenzas, los límites y las ausencias que vivió en su infancia. La psicología Gestalt (psicología de la percepción) tiene una premisa hermosa, yo soy todos los yo que he sido y todos lo yo que voy a ser aquí y ahora, es decir, todo lo que viví y fui en el pasado hizo esta persona que esta acá, más todas las expectativas sobre mi futuro hacen a mi «yo presente».

    De aquí la importancia no solo de atender la crianza de los hijos, si no de asumir las heridas de la niña interior que todas tenemos dentro, que sigue viva y en muchos casos sigue con las heridas abiertas.

    Ya en otras entradas les he hablando de la importancia de sanar las heridas, hoy les invito a que lo miren como un crecimiento personal en todos los roles, el de madre, el de hija, el de mujer, el de amiga, el de trabajadora.

    Por último, criar es crear una persona que en un futuro se pueda desenvolver sola, que se pueda proveer a sí misma, que pueda construir su personalidad, sus gustos, que se pueda conocer y relacionar con amor consigo mismo.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: