¿Cómo incorporar el descanso en la rutina diaria?

  • Te contamos por qué descansar bien es más importante de lo que crees para tu salud física y mental. 

    Compartir:

    Ya sea una pausa para almorzar, una siesta de veinte minutos o una vacaciones de una semana, hay que parar y aprender a incorporar los descansos en la rutina diaria.

    Aquí tenés algunos consejos que podés incorporar en tus descansos para el día a día:

    1. Que se sepa: haz saber a tus compañeros cuándo sueles marcharte al descanso para que tengan en cuenta cuándo pueden encontrarte en tu mesa y cuándo no.

    2. Pon límites: Define lo que es importante para ti, aprende a decir no y haz lo que tengas que hacer, aunque no esté «bien visto».

    3. Práctica el niksen: este concepto holandés significa «no hacer nada». Haz descansos de cinco a 10 minutos durante el día, ve a un lugar tranquilo o relajante y no dejes que nada te distraiga.

    4. Salí afuera: los estudios demuestran que salir a tomar el aire y movernos son excelentes para nuestro bienestar físico y mental. Podés tomar un paseo de 20 minutos al día.

    5. Haz algo que te guste: busca una motivación que te ayude a tomar ese descanso, planea algo que te apetezca hacer en ese tiempo y que no tenga que ver con el trabajo.

    6. Hablá con alguien: si charlamos con los compañeros en esos mini descansos, en los que nos distraemos unos minutos del trabajo, nos sentiremos después mucho más recuperados.

     

    Fuente: Vogue.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: