Mitos sobre la piel

  • Se ha escrito y dicho tantas cosas sobre la piel que algunas falsas teorías terminan arraigando. ¿Cuáles son mitos y cuáles son los mandamientos del cuidado de la piel? ¡Te ayudamos a descubrirlos!

    Compartir:

    Desde la necesidad de los jabones antibacterianos a las creencias milagrosas de algunas cremas, pasando por los perjuicios de lavarse el pelo a diario, existe un amplio número de falsas creencias asociadas al cuidado de la piel. Por eso, te invitamos a descubrir cuáles son los mitos más comunes, y a que aprendas a poner en práctica lo mejor para tu piel.

    1) Existen cremas que borran las arrugas

    Falso. Las cremas no borran las arrugas en el sentido estricto de la palabra. Dependiendo de sus principios activos tienen diferentes funciones: hidratantes, fotoprotectoras, antirrojeces, exfoliantes, preventivas…Ninguna crema es capaz de reafirmar, ni de eliminar una arruga, como mucho podemos mejorar la textura de la piel y atenuar arrugas muy superficiales. Sin embargo, en arrugas ya profundas y establecidas por sí solas, es necesario añadir otro tipo de tratamientos, como las inyecciones de ácido hialurónico o la toxina botulínica, aunque siempre se utilicen tratamientos con cremas de forma coadyuvante. No obstante, hay que tener en cuenta que la protección solar es fundamental en todo tratamiento antiedad.

    2) El chocolate provoca acné

    Matizable. Se ha escrito y comentado mucho sobre si los alimentos influyen en el curso evolutivo del acné. Aunque no hay estudios concluyentes, sí parece que en determinados pacientes los alimentos con alto contenido en grasas o conservantes y colorantes puede empeorar el acné. Sin embargo, no es suficiente para prohibir o limitar su consumo, tan sólo en aquellos pacientes que han demostrado un empeoramiento franco. Por tanto, no es necesario suprimir de la dieta ningún alimento, pero sí se recomienda una dieta mediterránea equilibrada y saludable, ya que las dietas basadas en “comida rápida” sí se han relacionado con mayor riesgo de padecer acné.

    3) El bronceado es perjudicial

    Matizable. El bronceado no es perjudicial siempre que se realice de una forma racional, utilizando la fotoprotección adecuada. Hay personas cuyo fototipo (color de piel genético) es más bronceado que otros. Los fototipos I y II (personas pelirrojas y rubias) deben ser más cautos y protegerse adecuadamente del sol. En general, como recomendación para la toda la población, se debe utilizar fotoprotección en zonas de piel expuestas, gafas de sol, gorra y evitar el sol en las horas centrales del día (entre las 12:00 y 15:00). Además, se debe evitar el uso de cabinas de bronceado estético, ya que se han relacionado con un aumento del riesgo de padecer melanoma.

    4) Hay que lavarse la cara con jabón bacteriano

    Falso. No es necesario lavar la cara con jabón bacteriano. Según el tipo de piel o dermatosis que padezca el paciente existen productos más adecuados tanto para su limpieza, hidratación, protección y cuidado general, por lo que ante la duda, lo mejor es consultar con nuestro dermatólogo para que nos aconseje cuál es el más adecuado en cada caso. En pacientes (sobre todo niños) con pieles atópicas, se deberían emplear jabones sin detergente para no eliminar la capa protectora de la piel y en pacientes con piel grasa, jabones algo astringentes.

    5) Debemos desmaquillarnos las pestañas con vaselina

    Falso. La vaselina es un buen disolvente, sin embargo carece de buenas propiedades organolépticas; es muy viscosa y pringosa y su aplicación es difícil y molesta. Existen productos más adecuados para esta función; desde aquellos específicos en forma de toallitas o cremas, hasta el agua micelar o similar.

    6) El sol cura el acné

    Falso. El sol tiene una función antiinflamatoria que reduce temporalmente las lesiones inflamatorias del acné (pápulas y pústulas), pero esto tiene dos problemas. El primero que puede haber es que aparezca un “rebote” (brote brusco de lesiones cuando se deje de tomar sol) y el otro que queden manchas en las zonas donde estaban las lesiones.

    En general, el acné es un proceso inflamatorio que suele mejorar en la época de verano. Esto no significa que “el sol” cure el acné, sino que es un conjunto de factores internos y ambientales que mejoran el proceso en la mayoría de pacientes. Sin embargo, existen algunos pacientes que empeoran claramente su acné en esta época. Es el denominado acné estival. Asímismo, debemos tener en cuenta que la mayoría de tratamientos del acné tópicos y orales pueden producir sensibilidad al sol, por lo que es de vital importancia consultar al especialista para adecuar dichos tratamientos.

    7) Cuánto más alto sea el factor de protección, mejor

    Matizable. El factor de protección más adecuado para cada persona dependerá de la zona geográfica en la que nos encontremos, del fototipo (color de piel), de los antecedentes personales (si se ha tenido tumores de piel o daño solar) y de los hábitos de vida (trabajo al sol, actividades de ocio). Hay que tener en cuenta que la protección solar se debe utilizar a diario en zonas como la cara y que en nuestra zona geográfica debe ser igual o superior a 30 para la población general. Además, hay que tener en cuenta que no sólo hay que valorar el factor de protección para UVB, también es importante que tenga filtro para UVA.

    Hay protectores especiales para niños, con filtros físicos y sin químicos, para personas con alergia solar e incluso fotoprotectores orales. Además el tipo de piel y el hecho de que el paciente padezca alguna dermatosis también pueden determinar el tipo de protector que elijamos, ya que si es una piel grasa elegiremos un gel oilfree o ultrafluido o emulsión, mientras en pieles secas elegiremos cremas. El protector solar se debe aplicar al menos 20-30 minutos antes de la exposición y se debe repetir cada 2-4 horas y después de cada baño o sudoración importante (incluso los que dicen ser resistentes al agua). Actualmente se considera que la máxima protección es la que se consigue con un filtro solar SPF50+.

    8) Lavarse el pelo a diario perjudica la salud del mismo

    Falso. El cuero cabelludo es piel y al igual que el resto de nuestro cuerpo precisa una correcta higiene diaria con productos adecuados según nuestro tipo de piel. El acúmulo de descamación y seborrea (grasa) puede ser perjudicial para nuestro cabello, promoviendo la aparición de una dermatitis seborreica y secundariamente un efluvio telogénico (caída abrupta de cabello secundaria a la inflamación). Hay que tener en cuenta que cada tipo de cabello requiere unos cuidados específicos. En caso de cabellos con tendencia grasa el lavado diario del cabello no solo no es perjudicial, sino que mejora la salud del mismo al permitir una mejor oxigenación y evitar la aparición de dermatitis seborreica y caspa. En cabellos secos es suficiente con lavarlo días alternos o cada tres días.

    9) Rasurarse el vello con cuchilla de afeitar provoca más vello

    Falso. El número de vello viene determinado principalmente por factores genéticos y hormonales. Este falso efecto viene dado por el hecho de que al rasurarlo a nivel de la raíz estamos exponiendo la parte más gruesa del mismo y haciendo que parezca más abundante y más grueso. Rasurarse el vello implica simplemente cortarlo, no hará que crezca más vello, pero sí puede provocar foliculitis (infección) secundarias si no se realiza de forma correcta o irritaciones secundarias al no realizarlo con productos adecuados o sobre una piel extremadamente seca.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: