Cáscara de huevo, ¡no las tires!

  • Conocé los diferentes fines que podes darle.

    Compartir:

     

    Si bien es cierto en esta vida nada hay que desperdiciar, entre ellos la cáscara de huevo ¡sí! Leíste bien, la cáscara de huevo que aparte de todos los alimentos fabricados con este alimento, también son provechosas para realizar remedios caseros ya que cuenta con alto contenido de calcio y vitaminas como el potasio, sodio, fosforo, hierro, magnesio, proteína entre otros.

    A partir de ahora, si estas preparando esas ricas tortillas con cebollitas, podes aprovechar las cáscaras. Fíjate cómo…

    Cura pequeñas heridas

    Cuenta con propiedades antisépticas, por lo que es ideal para curar pequeñas heridas y evitar infecciones. Solo tenés que poner un pequeño trocito de cáscara con la parte interior hacia adentro, poner encima una venda o una curita y dejarlo actuar.

    Podés utilizarlo para sacar astillas o pequeños fragmentos de vidrio de la piel, colocando la cáscara sobre él con la membrana hacia adentro. A medida que se seca, verás cómo hace presión hacia afuera, ayudando a extraer la astilla.

    El mismo procedimiento se debe seguir con los forúnculos y las picaduras de arañas, aunque se tendrán que retirar y cambiar varias veces las membranas.

    La cáscara de huevo es útil en personas que sufren inflamación con dolor, como en la espalda baja o las rodillas. Esto se debe a que la membrana pegada al huevo contiene nutrientes esenciales -como el ácido hialurónico- que bloquean instantáneamente el dolor de forma natural.

    Para el reflujo gástrico, podes hacer un remedio casero con las cáscaras de doce huevos y medio litro de vinagre de sidra. Déjalo reposar y luego filtra una cucharada de este líquido en un vaso de agua, y bébelo después de las comidas.

    Ideal para la piel

    Para tratar pequeñas irritaciones de la piel, podés moler cáscara de huevo en vinagre de manzana, y utilizar esto como una pasta en tu piel. Y si querés hacerte una mascarilla facial que permite nutrir e iluminar tu piel, molé las cáscaras con un mortero y mezcla con un huevo blanco entero. Deja actuar hasta que la máscara se seque en tu piel, y enjuaga con agua tibia.

    También podés colocar pequeños trocitos de cáscara en zonas con puntos negros o granos para hacer que se curen y desaparezcan más rápido.

    Para aquellas que suelen hacerse la manicura y retiran sus cutículas, hay un remedio para evitar las membranas alrededor de las uñas. Coloca la membrana que está debajo de la cáscara de huevo en las áreas problemáticas. Deja allí toda la noche y comprueba como al otro día la piel estará más sana.

    Fuente: www.imujer.com

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: