Violencia contra la mujer

  • Teresita Silvero: “Con los hombres es difícil acordar cuándo es un piropo y cuándo un acoso”

    Compartir:

    La titular del viceministerio de la Protección de los Derechos de las Mujeres, Teresita Silvero, dijo a Ella.com.py que lamentaba que los periodistas cambiaran de nombre al proyecto de “Ley Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres basada en Asimetrías de Género”. Ahora, es conocida como “Ley Anti-piropo” por su artículo 66 sobre Acoso Callejero que pena con una  sanción de  180 jornales de multa (11.480.040 Guaraníes) o hasta 9 meses de trabajo comunitario.

    -¿Qué posición toma el Ministerio de la mujer respecto a la polémica que se generó en torno al proyecto de Ley?

    -Para empezar nosotros no vamos a jugar en este juego mediático, nuestro objetivo va más allá de lo que los hombres puedan llegar a opinar sobre esta materia. No vamos a llegar nunca a un acuerdo -porque se trata justamente de una lucha de poderes entre dos géneros-el tema de cuándo es un piropo y cuándo no es un piropo. Le comento a todas las personas, que la Ley Integral es un esfuerzo de los tres poderes (2010). Imagínense  en la coyuntura en que firmamos un acuerdo con Poder Judicial, el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo. En ese momento, había una coyuntura muy difícil para el Poder Ejecutivo, sin embargo los representantes de esos tres poderes pensaron que era importante un consenso para la elaboración de un Anteproyecto de Ley. Se puso metas, e indicadores y se cumplió.

    -¿De qué se trata la Ley?

    -Es una Ley Integral porque abarca todo lo que respecta a la vida de la mujer y la protección contra la violencia. Desde que ella hace la denuncia, la protección que tienen que brindar las instituciones y las sanciones o multas a las propias instituciones. Esa es la novedad, prevé sanciones a las instituciones que incumplen en esa cadena de protecciones, de asistencias,  que tienen que dar. Además esta ley nos permitirá asegurar nuestro presupuesto para dar una mejor cobertura a las mujeres que estén en esta situación.

    Lastimosamente, le etiquetaron con un nuevo nombre al proyecto de Ley, poco feliz para mí…luego, se centraron en un solo artículo y sin embargo la Ley tiene 203 Artículos que tienen que ver con la protección de la mujer, mediante esto vamos a tener una política nacional de prevención, atención y protección a las víctimas de violencia; es lo que se está buscando y no solamente tener una ley que solo tenga fuero civil y ser una ley más de precautelar los derechos de las mujeres, sino que permitió visibilizar la problemática con que se cuenta y ahora esperamos ampliar las competencias.

    -Muchas personas, incluso mujeres, reaccionaron ante la polémica diciendo que había cosas más importantes que este proyecto.

    -Lastimosamente – y me duele mucho que los periodistas y las periodistas, si es que cabe algunas mujeres- se están centrando en esa situación mediática. Y las personas siguen a veces lo que ponen en agenda los medios y cómo lo manejan. Por supuesto, cualquier proyecto de Ley debe ser corregida, ampliada, mejorada dentro del espectro que corresponde, para eso está el parlamento y los parlamentarios, ellos tienen asesores que le puede decir  a un parlamentario esto está bien, esto está mal, pero que hagan su propuesta de cambio. Para eso inclusive tenemos una audiencia pública el  miércoles 03, de 8 a 12:00 horas en el Parlamento. Esa es la oportunidad para los que tienen alguna objeción o comentarios que hacer a la propuesta legislativa que fue entregado el año pasado por los representantes de los tres poderes. Es un proyecto que aún no es Ley, por lo tanto, está en discusión.

    -Lo que más preocupa en el caso de darse un Acoso Callejero es cómo se va a proceder para demostrar que hubo acoso?

    -El proyecto se refiere más al Acoso Callejero que producen los victimarios de violencia a sus víctimas. Se refiere a medidas cautelares, la Ley 1600 tiene en este momento medidas cautelares lo cual indica que si una mujer denuncia una situación de violencia, la policía puede rápidamente excluirle al hombre del hogar. Entonces, la protege a ella en el hogar. Sí ella, aun así, siente que no está siendo protegida en su propio hogar porque el hombre tiene la llave o tiene la posibilidad de entrar en cualquier momento cuando la policía no esté, entonces contamos con el albergue para mujeres en situación de violencia en la Casa de Mujeres Mercedes Sandoval del Ministerio de la Mujer.

    A veces, se realiza la exclusión del hogar y el hombre está en la calle, varios metros no se acerca, pero,  cuando la señora va al trabajo, empieza de nuevamente el acoso. Se refiere más a este tipo de situaciones. También hay casos de piropos, que de alguna u otra manera todas hemos experimentado, particularmente he pasado por este tipo de situaciones en la que una pasa por una obra o algún lugar donde hay muchos hombres trabajando, tengas o no un lindo cuerpo, ellos te hacen piropos degradantes. Que te hagan una vez, pasa; pero si todos los días vos tenés que pasar por esa calle, vas a tener que cambiar de calle para no soportar esas ofensas y degradaciones que hacen los hombres. Supongo que habrá mecanismos que hagan que se revierta eso, pero la idea y el espíritu de la ley es proteger a las mujeres de sus propias parejas para evitar continúe la violencia.

    -¿Este proyecto solamente protege a las mujeres?

    -Este proyecto protege solamente a las mujeres, porque están más en situación de vulnerabilidad y las estadísticas dicen que son las mujeres y en su mayoría  niñas las que sufren este tipo de abusos.

    -¿Endurecerá la pena por violación?

    En esta ley se plantea un mayor endurecimiento a las penas por violaciones, porque nuestra vergüenza como país es que aquí un abigeato tiene más pena que una violación. Nos dicen, incluso en los fueros internacionales “cómo su país tiene una disposición que robar una vaca tiene más pena que robar o asesinar a una mujer”. Este proyecto busca que las penas sean más altas, que se entienda que la víctima es una persona que tiene todos los derechos.

    Y el derecho a una independencia económica también debe garantizarse. Porque si nosotras no le damos una garantía como estado, por supuesto que continuará el acoso del hombre que la maltrata porque considera que es el único sustento que tiene. El proyecto también plantea que las instituciones que incumplan van a tener penalización de sanciones, multas. Es un proyecto que abarca todo el abanico de posibilidades, tanto de atención, prevención como de protección y por supuesto, la sanción.

    -¿Cómo se hace para demostrar un acoso? ¿Cuáles son los pasos que se tienen que seguir?

    -El acoso puede ser callejero, puede ser laboral, de diferente índole. Una situación que tenemos siempre aquí en el ministerio, es que hay técnicas en psicología, hay test de psicología que demuestran que una mujer ha sido víctima de alguna violencia. Hay maneras de probar con  pericias psicológicas de que esa mujer ha sido víctima. Ahora, cómo probamos que el fulano a quien ella denuncia ha sido o no el victimario? Bueno, hay formas, así como se investiga a los que cometen un delito con una cámara oculta, se podría hacer lo mismo. Ahí, la técnica de investigación dará la pista de cómo se puede investigar que hubo o persiste un acoso.

    -¿Cuáles son las vías para el abordaje del acoso laboral?

    -En el tema laboral, tenemos dos vías: Uno, la función pública tiene una  campaña sobre el acoso y en la Ley de la Función Pública también se habla del acoso laboral. En la función pública es prácticamente casi cotidiano y en el parlamento, parece ser más cotidiano que en cualquier otra institución el acoso laboral para acceder o ascender a un cargo. Entonces, en esas situaciones a veces las mujeres no quieren denunciar porque tienen miedo de que se las re-victimice y al final sea ella quien quede fuera y no quien propició ese acoso.

    En el plano laboral privado es la misma cosa y ahí entra a trabajar el Ministerio de Justicia y Trabajo. Pero todo queda como una denuncia y hay mucha impunidad por esa dificultad de demostrar un acoso, pero hay técnicas investigables para eso y las instituciones tienen que tener personas capacitadas para que puedan brindar la  seguridad a la mujer que va a denunciar y  hacer los trámites, de tal manera a demostrar que fue tal hombre el victimario. Hemos tenido varios casos de esos. Y lastimosamente tenemos que decir que ganó siempre el hombre, porque las mujeres terminan agotadas psicológicamente porque ni los compañeros ni los jefes le apoyan y el esfuerzo solo del Ministerio o de la Función Pública no es suficiente. Tiene que haber compromiso de la autoridad máxima de esa institución donde se perpetró el acto de acoso  y se pueda hacer  un lado al acosador y no a ella.

     

     

    ¿Cuándo es un piropo y  cuándo es un acoso?

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: