¿Cuánto tiempo deben durar los noviazgos?

  • ¿Cuál es el tiempo ideal para saber si somos el uno para el otro o no hay suficiente química para dar el siguiente paso?

    Compartir:

    En el libro ¿Te quieres casar conmigo? del español Fernando Alberca, hace un recuento de las cosas que se deben superar como pareja y reflexiona sobre ¿cuánto tiempo deben durar los noviazgos?.

    De acuerdo a los planteamientos de este profesor y filósofo, «un noviazgo debe ser suficientemente largo como para conocerse bien y lo suficientemente corto como para no aburrirse».

    Según reseña el periódico Abc de España en uno de sus artículos, durante el tiempo que dure el noviazgo la pareja debe pasar por lo menos una vez por algunos de los momentos y circunstancias que describe el sitio El Espectador:

    1. Pasar unas vacaciones: No podía acertar más al autor al recomendar pasar juntos unos días de descanso fuera de la rutina habitual. Este espacio es indispensable para que cada uno vea cómo se desenvuelven en los afanes de un aeropuerto, tras el cansancio que deja una jornada de recorrer la ciudad o sencillamente a la hora de pagar las cuentas en los restaurantes y las tiendas.
    2. Un aniversario: La celebración de esta fecha especial, en la cual se conocieron o comenzaron su relación, les permitirá darse cuenta de lo que les espera el resto de la vida. Si para usted los aniversarios son muy importantes y su pareja simplemente lo olvidó, ya puede empezar a tomar decisiones, pues imagínese lo que le espera cuando cumplan 10 años de casados.
    3. Un cumpleaños: Aplican, más o menos, las mismas consideraciones del punto anterior. Y es que de novios es el mejor momento para medir qué tan especial o detallista es su pareja y qué tanto a usted le importan o no esos detalles.
    4. Celebrar una Navidad: Quizás sea ésta es la época más feliz del mundo, la que inspira los mejores deseos y nos une cada vez más a la familia. Pero también la más estresante y la que genera más depresión, ansiedad y tristeza en la gente. Solo por eso ustedes tienen que sobrevivir las familias de su pareja.
    5. Un éxito y un fracaso: En la salud y en la enfermedad, en la pobreza y la riqueza, esa es simplemente una evolución de estar junto a tu pareja en el éxito y el fracaso. Según un adagio popular en las épocas difíciles se conoce mejor a las persona y ahí, por supuesto, también caben los novios.
    6. Un disgusto entre los dos: Igual de peligrosa que una pareja que pelea por todo es una que nunca tiene una diferencia, aseguran los expertos. Así que si ustedes todavía están en la época en que siempre se dan la razón el uno con el otro, procure ahondar en ese aspecto y encontrar puntos de diferencia que seguramente los ayudarán a crecer como pareja.
    7. Una enfermedad: Así sea un cólico, un dolor de muela o una gripa fuerte. Dicen los expertos que la gente se conoce muy bien en los días difíciles, así que es momento de mostrar su paciencia, amor y tolerancia para entender al otro.
    8. Una comida con sus padres: A pesar de que sea suya la relación, cuando usted decide casarse con su pareja también se casa con su familia. Tendrá que superar las diferencias familiares que existan y saber siempre a qué atenerse.
    9. Un enfriamiento: Sí, a todos les puede pasar. Tras los tres primeros meses de magia y encanto, puede suceder que las cosas se enfríen un poco y hagan replantearlas. Lo bueno de esa difícil situación es que si como novios la logran superar, posiblemente también puedan hacerlo en el futuro como esposos.
    10. Una vuelta a empezar: Es una situación extrema, pero seguro que las parejas que logran superarla con éxito pueden estar un poco más listas que otras para iniciar una vida en común.

     

    ¿Cuándo cortar la relación?

    Según Alberca, “que cuando tengamos claro que no podemos ser del todo felices con esa persona, ese es el mejor momento de cortar la relación, porque haremos un gran favor a la otra persona, liberándole de quien ya no le quiere como merece ser querida. La compasión no es amor, sino cobardía. El cariño, tampoco”. Llegados a este punto, Silvia Congost, autora del libro “Cuando amar demasiado es depender” dibuja dos escenarios: “Si no me gusta lo malo, porque para mi es inaceptable, lo ideal es dejar la relación. Si tengo buena autoestima, me iré, si no tengo una buena autoestima, a pesar de gustarme como es, seguiré a su lado y entraré en dependencia emocional”.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): ,

    Más notas: