Hablar de sexo con la pareja

  • Algunas mujeres no pueden hablar de sexo con su pareja. El tema debe dejar de ser un tabú. ¿Cómo y en qué momento conversar?

    Compartir:

     

    Para algunas parejas, mencionar el sexo es un riesgo, una cuestión sensible, y muchos tabúes las llevan a evitarlo y hasta a temerle. La dificultad se puede desterrar.

    «Las parejas que hablan regularmente sobre sexo canalizan y disfrutan más de sus encuentros sexuales y pueden ir aprendiendo el uno del otro para convertirse en mejores amantes», dice EntreMujeres.

    Más de una vez, el tema genera tensión y hasta puede desencadenar discusiones y malestar, ya sea porque la pareja se incomoda, se enoja y se inhibe o porque le cuesta decir con honestidad qué le pasa con el sexo.

    Hablar de sexualidad enfrenta a un nivel de intimidad que no siempre es fácil de transitar.

    – Hombres, mujeres, dos mundos: 

    Las mujeres son de hablar y compartir más lo que les pasa y les gusta y desea que el compañero les hable, que diga qué le pasa, qué siente, una tarea que a veces parece un imposible.

    Cuando el tema es sexo, la cosa se complica aún más, porque el hombre no siempre tiene ganas de contar ni de escuchar. Y ahí comienza el problema.  Muchas mujeres coinciden en que estas «confesiones» salen caras.

    – Sexo «sobre la mesa»: 

    Es importante ponerse de acuerdo cuál es el mejor momento para conversar. Para algunas parejas dice que el momento posterior al acto sexual es el mejor, porque se encuentran relajados y con la información a flor de piel.

    Para otras, el post-sexo es un momento de relajo y es el peor para conversar. Por eso, con disimulo, preguntale cuál sería el mejor momento para él para hablar sobre cuestiones íntimas y juntos lo van a encontrar.

    – Algunas recomendaciones:

    Siempre que hables de sexo con tu pareja intentá hacerlo hablando sobre vos: utilizá el «yo» y tratá de no culpar a tu pareja por tus respuestas sexuales. Hablar de sexo con tu compañero es sano y liberador.

    Podés arrancar contando que no te resulta fácil, que te pone incómoda, y así dar el primer paso para iniciar una buena comunicación a futuro, con sinceridad y simplicidad.

    El sexo se puede hablar sin palabras. Si te cuesta, si la pareja no está preparada, podés empezar a mostrarle en la cama, de qué manera te gusta, qué sí, qué no, y conducirlo. Recordá que la piel también habla.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): , ,

    Más notas: