Obesidad: apoyo emocional es primordial

  • Especialista alerta que familia tiene papel fundamental en combate a obesidad

    Compartir:

     

    La responsabilidad de enseñar a los niños lo que deben comer y tener un estilo de vida saludable es de la familia, pues es en casa donde comienza el combate a la obesidad infantil, una enfermedad que crece en el mundo y también en Brasil, alertó hoy un experto en nutrición infantil en entrevista con Efe.

    «Los padres deben enseñar a los hijos a hacer buenas elecciones. Lo importante es tener un equilibrio entre lo que se consume y lo que se gasta. Señalar un ‘villano’ y excluirlo de la alimentación no resuelve el problema», defendió Carlos Alberto Nogueira de Almeida, director de la Asociación Brasileña de Nutriología (Abran).

    Los daños causados por la obesidad desde temprana edad pueden ser mayores que los problemas físicos, resaltó Nogueira de Almeida.

    «Los riesgos de la obesidad en el adulto existen también en la infancia, pero algunas repercusiones son todavía más graves en los niños», indicó.

    Además de los riesgos de enfermedades cardíacas y diabetes, bastante comunes en adultos obesos, el médico llamó la atención sobre los problemas sociales derivados del sobrepeso en los primeros años de vida.

    «En la infancia, la obesidad puede marcar a un niño en su medio social», afirmó.

    De acuerdo con el médico, la autoestima puede resultar muy afectada en esa fase de la vida, trayendo el riesgo de futuros disturbios de comportamiento.

    Para el especialista, el desarrollo tecnológico ha generado cambios radicales en la vida cotidiana de las familias.

    «Antes, las personas tenían un gasto de energía compatible con lo que comían, hoy en día eso no sucede», expresó.

    Según el médico, «los niños ya no juegan en la calle por cuestiones de seguridad, las casas son cada vez menores y vivir en un apartamento es casi una regla en ciudades medianas y grandes».

    Además de eso, los dispositivos electrónicos como videojuegos, tabletas, televisores y teléfonos móviles se toman cada vez más el espacio de los juegos y las actividades físicas en la vida de los niños.

    El director de la Abran consideró también que el aumento del poder adquisitivo de la población en los últimos años acabó contribuyendo al desarrollo de la obesidad infantil.

    Nogueira de Almeida se mostró a favor de una «agenda positiva», por medio de campañas de educación nutricional, apoyo gubernamental a ONG y alianzas entre empresas y profesionales de la salud.

     

    Fuente: EFE

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: