Halitosis: cómo combatirla

  • Salud Bucal: consejos para evitar el mal aliento.

    Compartir:

     

    ¿Por qué tenemos mal aliento por las mañanas? La halitosis o mal aliento es causada por la producción de saliva y la acumulación de bacterias que ocurre durante la noche en la boca.

    Algunos estudios han demostrado que el simple cepillado de la lengua puede reducir el mal aliento hasta en un 70%, según Discovery Mujer. Por eso, también hoy las industrias de los cepillos dentales son cada vez más específicas en sus productos y las escobas dentales ahora vienen con función para esta sencilla práctica de eliminar las bacterias de la lengua.

    A pesar de que existe una amplia variedad de técnicas de calificación y máquinas para medir los gases de la boca, el estándar de referencia principal sigue siendo la nariz humana, “tú lo sabes en el preciso momento en el que lo hueles”, mantiene la Asociación Dental Americana.

    El consumo de tabaco y alcohol pueden aumentar la halitosis, que también tiene como causa la xerostomía (boca seca), las enfermedades periodontales como la gingivitis y los residuos de alimentos que se almacenan entre los dientes, alrededor de las encías y en la lengua. Algunos medicamentos con y sin prescripción médica también pueden provocar esta condición.

    ¿Cómo evitar el mal aliento? Recogemos algunos consejos que nos ofrecen los profesionales de Discovery Mujer:

     

    • Mantén una excelente higiene bucal. Esto incluye el cepillado de dientes tres veces al día (o después de cada comida) y la limpieza de la lengua, especialmente en la parte posterior. También recomendamos el uso de hilo dental después de cada comida y de enjuague bucal.
    • Acude al odontólogo para revisar y limpiar periódicamente tus dientes y encías, con la intención de eliminar la placa y el sarro y tratar las posibles caries.
    • Bebe suficiente agua (entre uno y dos litros al día) y mastica chicle sin azúcar entre comidas o entre los cepillados. Esto favorece la producción de saliva.
    • Evita el tabaco, el café, el alcohol y los alimentos de sabor fuerte porque contribuyen rápidamente al mal aliento.
    • Si las medidas anteriores no surten efecto, la raíz del problema puede encontrarse en una condición específica que debe ser detectada por un odontólogo para su posterior tratamiento.

     

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: