Qué hacer si se rompe un termómetro de mercurio en casa

  • Tener un termómetro roto es una amenaza para nuestra salud, por el contenido de mercurio que es expuesto al medio ambiente. Estos son los pasos que debes seguir ante una situación así.

    Compartir:

    El hecho de que ya no se fabriquen ni se vendan los termómetros de mercurio no quiere decir que tengamos que deshacernos si los tenemos en casa. Pero si se rompe o ya no los querés, no los tires a la basura. Hay que llevarlo a un punto limpio.

    Foto: ABC.es

    El problema del mercurio es que es un elemento tóxico, que no se degrada y que se dispersa, contamina el entorno y llega fácilmente a la cadena alimentaria. Si se tiran a la basura o al vertedero pueden terminar en el mar, donde el mercurio se acumula en los peces.

    Si se rompe tu termómetro de mercurio, tranquila, porque la cantidad que contienen es muy pequeña, pero no por ello hay que tener menos cuidado.

    Prestá atención a las siguientes recomendaciones que expone el portal ABC de España:

    -Extremá las precauciones para evitar que los niños o animales ingieran el mercurio y, si lo hacen, llevarlos al médico o al veterinario.

    -Ventilá bien la habitación donde se haya roto el termómetro porque la inhalación de mercurio puede irritar las vías respiratorias.

    -Evitá tocar el metal. Usá guantes desechables.

    -No uses aspirador ni escoba: las bolitas se romperían en otras más pequeñas.

    -Tomá el mercurio con un papel o cinta adhesiva.

    -Evitá usar productos de limpieza, en especial si tienen amoniaco, pues podrían desprenderse compuestos tóxicos.

    -No lo eches por el desagüe ni lo tires a la basura. Mételo en un recipiente que no sea metálico con tapa. Y de ahí, al punto de recogida de residuos especiales.

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: