La cerveza… ¿engorda?

  • ¿Sabías que el consumo moderado de las bebidas alcohólicas puede prevenir enfermedades cardiovasculares? Pero en contrapartida, abusar, produce daños como la obesidad.

    Compartir:

     

                                                                                                                                                                                                                                Por Vivian Urbieta

                                                                                                                                                                                                                              vurbieta@sd.com.py 

     

    El consumo de alcohol no sólo genera alcoholismo sino también obesidad y sobrepeso, señala la nutricionista Adriana Vargas, en conversación con Ella. El alcohol fija las grasas. El cuerpo está acostumbrado a quemar tres grandes nutrientes, en el siguiente orden: las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas”, agrega.

    Usualmente, en las fiestas, cumpleaños o cenas, acompañamos la comida con una copa de vino o un vaso de cerveza. En esta combinación, principalmente con platos que contienen grasa, el cuerpo quemará en primer lugar la bebida alcohólica y posteriormente las grasas. Esto se debe, según explica Vargas, a que el alcohol tiene un alto valor calórico, específicamente, siete calorías por gramo.

    Cuidá tu consumo y no abuses del alcohol. Foto: blogs.hoy.es

    Cuidá tu consumo y no abuses del alcohol. Foto: blogs.hoy.es

    “Si en una misma comida, combinamos un vacío con ensalada y papas fritas, el orden para ‘oxidar o quemar’ los nutrientes va a ser: primero la proteína del vacío, luego el hidrato de las papas y verduras, y por último, la grasa presente en la fritura y en el aceite de la ensalada, y de la carne. A esto lo conocemos como jerarquía oxidativa”, puntualiza.

    Pero… ¿qué hay de malo en esta combinación? El inconvenientes comienza en el momento que el organismo empieza a distribuir sus componentes. “Cuando agregamos a las comidas unas copas de vino, cerveza o cualquier fuente de alcohol, el cuerpo cambia el orden de importancia, y el primer lugar de la jerarquía para quemar lo que ingresa como fuentes de calorías es el alcohol, ya que el organismo no tiene lugar para guardar el alcohol”. Entonces, el alcohol es desechado y conserva la grasa hasta el final.

    Lo bueno y lo malo de beber 

    Si bien son reconocidos sus beneficios para la salud, es importante que -hasta- los bebedores sociales tengan en cuenta los riesgos del consumo del alcohol.  “Beber alcohol de forma moderada todos los días, dos copas al día para los hombres y una para las mujeres, reduce el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares. El inconveniente es cuando se pasa la cantidad recomendada de consumo”, manifiesta Vargas.

    Tabla facilitada por la nutricionista Adriana Vargas.

    Tabla nutricional proveída por la nutricionista Adriana Vargas.

    El consumo excesivo provoca daños al cerebro, las arterias y el corazón; aumenta el riesgo de tener hipertensión, sufrir un infarto, enfermedades cardíacas, algunos tipos de cáncer y nutrición deficiente tipo B.

    Calculá las calorías

    Las mujeres que cuidan la silueta, van al gimnasio y no quieren aumentar de peso, pueden tener en cuenta las calorías que aporta cada tipo de alcohol.

    – Una lata chica de cerveza: 140 calorías

    – Un vaso de vino: 145 calorías 

    – Un aperitivo (que puede parecer «inofensivo»): 150 calorías 

    Pero… ¡No te agobies con los cálculos! Tené en cuenta que la mejor alimentación, para evitar el depósito de las calorías acumuladas por el alcohol, es acompañar una copa de vino con un plato reducido en grasas. Puede ser  pescado o pollo con verduras y no olvides ejercitarte, 30 a 40 minutos, todos los días.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): ,

    Más notas: