Importancia de un buen desayuno

  • Aunque sabemos que el desayuno es, probablemente, la comida más importante del día, en muchas ocasiones, quizá demasiadas, no le prestamos la atención que se merece.

    Compartir:

    Estamos acostumbrados a desayunar con prisa y en muchas oportunidades salimos de casa sin beber ni comer nada. Este es un grave error porque comenzás mal la jornada, no tomás nada como desayuno y, aunque en un primer momento no sientas hambre, el hambre aparecerá tarde o temprano.

    Entonces, probablemente, nos lancemos a comer cualquier dulce o bollo que se cruce en nuestro camino. El Departamento de Nutrición del Instituto de Bienestar Social, dependencia de la cartera sanitaria, enfatiza que, para fomentar la adopción de hábitos saludables desde temprana edad, es importante equilibrar los alimentos consumiendo todos los grupos de nutrientes.

    ¿Por qué es importante desayunar?

    El organismo necesita energía y nutrientes para ponerse en marcha, especialmente después de las largas horas de ayuno transcurridas desde la cena. Tomar un desayuno saludable todos los días ayuda a mantener un peso saludable y a mejorar el rendimiento físico y mental, ya que se ha demostrado que los niños/as que no desayunan tienen menor rendimiento escolar, debido a la falta de glucosa que aporta la energía necesaria para el buen funcionamiento del cerebro.

    El desayuno aporta, precisamente, la energía para empezar el día y brinda beneficios a los diferentes grupos de edades:

    • En la infancia y en la adolescencia, el desayuno juega un papel decisivo en el óptimo desarrollo y crecimiento.
    • En los adultos, permite mantener una dieta equilibrada y,
    • En las personas mayores, además de ser una comida apetitosa y deseada, presenta la ventaja de incluir alimentos fáciles de conservar, preparar, masticar y digerir.

    En forma general, el desayuno saludable ofrece estos beneficios:

    • Permite mantener un buen crecimiento y desarrollo.
    • Mejora el rendimiento físico y mental.
    • Ayuda a mantener un peso saludable.
    • Mejora la concentración y el comportamiento.
    • Aumenta el rendimiento y la productividad en el trabajo.
    • Contribuye a mantener la salud y el bienestar.

    Para un desayuno saludable, se deben incluir:

    • Productos lácteos como leche, yogurt y quesos, ya que contienen proteínas, vitaminas A, B y D, así como calcio.
    • Cereales y/o pan, ya que proporcionan hidratos de carbono (que nos brindan la energía necesaria para el cerebro y músculos), así como vitaminas, minerales y fibras.
    • Las frutas o jugo de fruta naturales (aprovechar las de estación), aportan igualmente hidratos de carbono, así como vitaminas y minerales.

    Por todo lo citado, es importante organizar el tiempo para tomar desayuno en forma relajada y en familia.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: