Evitá las llagas en la boca

  • Pasos que debes seguir para la prevención de estas aftas que causan incomodidad y molestias.

    Compartir:

     

    Muchas personas no suelen presentar estas llagas, pero sin embargo están aquellos que usan frenillos o cuentan con otras condiciones como trastornos estomacales, ciertos virus o deficiencias nutricionales, los cuales provocan las llagas en la boca que son muy frecuentes.

    Estas recomendaciones te ayudarán a combatirlas antes de que aparezcan:

    • Cepillá con suavidad tus dientes, para eso debes de elegir un cepillo de cerdas suaves. Esto es debido a que muchas veces solemos hacer movimientos violentos al cepillarnos y ocasionamos esas úlceras.
    • Las pastas dentales para encías sensibles son las recomendadas en este caso.
    • Si usas frenillos o alguna prótesis, es importante que verifiques bien antes de salir del consultorio dental que no haya nada que te moleste. Porque un simple roce del alambre del aparato puede causarte una dolorosa afta.
    • Masticá con calma la comida. Muchas personas presentan llagas en la boca porque constantemente muerden su mejilla o la parte interna de los labios al comer. Esta lesión puede convertirse posteriormente en una afta.
    • Para evitar las llagas en la boca es fundamental revisar nuestra dieta, especialmente cuando la misma es pobre en nutrientes. Las personas que cuentan con déficit de hierro, vitamina B12, zinc o ácido fólico suelen presentan con más frecuencia aftas en la boca que quienes reciben estos nutrientes.
    • Una llaga que aparece siempre en el mismo lugar puede indicar que algo no anda bien con algún diente de la zona. Quizá alguna protuberancia que no has notado está rozando con cualquier una parte específica de tu boca y ocasionando el daño. En este caso es importante acudir al dentista para una revisión.
    • Si sufrís de llagas con frecuencia es fundamental evitar todo tipo de alimentos que irriten las heridas, como los cítricos, el picante, los refrescos o los condimentos muy fuertes.

     

    Fuente: salud.uncomo.com

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: