De Paraguay a Europa, talento de exportación

  • Estamos en un momento donde la ola verde es cada vez mayor. Y es que más personas deciden apostar por lo ecológico para proteger el medio ambiente después de décadas de explotar los recursos naturales sin medida.

    Compartir:

    Por Nathalia Presentado

    nathalia-presentado@aj.com.py

     

    En esta ola ecologista, uno de los materiales que más auge ha tomado en los últimos años es el bambú. Con esta planta se diseñan bicicletas, sombrillas, viviendas, lámparas, instrumentos musicales y hasta lentes de sol. Esta materia prima es excelente para diseñar porque es ecológica, renovable y liviana.

    Jacqueline Flecha. Imagen cedida.

    La cantidad de creaciones que se diseñan actualmente con bambú en diferentes partes del mundo son innumerables. Y esto lo confirmamos con la creación que realizó Jacqueline Flecha, que a sus 26 años elabora lentes de bambú y los vende.

    Esta joven paraguaya reside en Madrid, España, hace casi 8 años, donde  se mudó con el objetivo de empezar sus estudios universitarios. «Pero mi primer año acá fue muy duro. La adaptación me estaba costando horrores, no conocía a nadie y eso dificultaba todavía más mi adaptación. Estar acá para mí era como empezar de cero. Me costó exactamente un año familiarizarme con la ciudad que iba a ser mi nuevo hogar», cuenta Jacqueline en una entrevista con Ella.

    «Al siguiente año, empecé a estudiar para los exámenes de ingreso a las universidades públicas de España. En ese entonces, me estaba preparando para el examen que me daba luz verde para acceder a una de las mejores universidades públicas de España. Fue, literalmente, el examen más importante de mi vida», recuerda.

    Randalli Collection. Foto: Instagram.

    «Quería ingresar para estudiar la carrera de «Traducción de inglés-francés al español» y, después de meses de tanto esfuerzo, lo conseguí, pude ingresar a la Universidad Complutense de Madrid. Me gradué en junio del 2016 tras unos años de estudio muy intensos, llenos de momentos buenos, malos, momentos de frustración y satisfacción. Pero, una vez más, y después de muchísimo esfuerzo, había cumplido con un objetivo que me había propuesto. Estaba feliz», agrega.

    Cómo nace la idea de crear Randwear

    La empresa comenzó buscando hacer un negocio con productos atractivos.»La idea de emprender siempre me llamó la atención y siempre fui muy admiradora de los emprendedores. Al terminar la carrera empecé a trabajar de forma remota, y a través de internet, como traductora y correctora para una empresa inglesa. El trabajo me gustaba mucho, pero quería hacer algo más. Siempre quise construir Algo en el que pueda invertir mi tiempo. Algo que realmente me diera plena satisfacción», explica Jacqueline.

    Foto: Instagram

    «España, a pesar de tener un invierno muy largo, tiene muchísimos días de sol y siempre me llamó la atención que la gente siempre que sale de su casa se lleva su anteojo de sol a casi todas partes. Y, por otro lado, me gusta mucho todo lo que favorece al medioambiente, soy una gran defensora de este tema. La idea se me vino de repente mientras estaba en un parque. Empecé a observar que todas las personas usaban el anteojo de sol convencional. En ese momento se me ocurrió hacer un producto cuyo material iba a marcar una pequeña diferencia que el resto, iba a hacer el intento de crear anteojos de sol de madera. Ahí mismo fui directamente a mi casa, prendí la computadora y me puse manos a la obra. A las pocas semanas el proyecto ya tenía nombre y, así, nació la marca RAND», cuenta la empresaria.

    «El nombre Randwear se me ocurrió en honor a mi papá porque esta palabra tiene un gran significado para él. Además, él fue el responsable de que siempre haya sentido cierta inclinación a hacer algo diferente del resto, algo que destaque, por más simple que sea. Rand es todo lo que él me enseñó», menciona.

    Foto: Instagram

    Inspiración

    «Observo mucho. Estar acá me dio la posibilidad de viajar bastante y eso me ayudó a tener un panorama global de cómo se viste la gente, de lo que usa, de cómo es el estilo de la gente en general en Europa. Existen todos los estilos que te puedas imaginar. Si tu estilo es moderno, clásico, ochentero, hípster o incluso hasta estrafalario, en Rand podés encontrar un modelo de anteojo que va con vos. Intento que todas las personas que buscan un anteojo de sol encuentren en Rand el estilo que marca la personalidad en cada persona», menciona.

    «Mi motivación cuando empecé Rand fue “¿Será que va a funcionar? Voy a probar por lo menos”. Sabía que más adelante me iba a arrepentir por el sentimiento de no haber intentado, de no saber si hubiese logrado sacarlo a luz o no, de no saber si hubiera tenido éxito o no. Para no quedarme con las dudas le metí garra y seguí hasta el final. Y si algún proyecto no tiene éxito, y esto siempre le digo a mis amigos, todo lo que uno aprende a lo largo del camino ya queda para vos, nadie te lo puede sacar y eso, para mí, no tiene precio, porque el conocimiento es poder», añade.

    Foto: Instagram

    Satisfacción

    «La mayor satisfacción fue ver el nacimiento de Rand, porque detrás de todo esto hubo muchísimo trabajo. Todo el proceso, de principio a fin, lo hice yo sola y el camino fue largo y difícil. Me creé hasta mi página, que es mi canal de ventas, mirando tutoriales de YouTube. Quería aprender de cada paso que daba, de cada problema, barrera e inconveniente que tenía. El haber hecho tangible una idea que tuve es el mayor orgullo que tengo y más aún porque empecé desde cero, sin saber nada al respecto», añade la emprendedora.

    La receptividad de sus productos para con el público europeo fue muy buena. «Me tiré a la piscina sin mucho optimismo, pero el resultado me sorprendió. Logré vender en el mercado de España y Portugal y a la gente le gustó bastante el hecho de que los anteojos de sol tuvieran un toque novedoso, como lo es la madera de bambú», cuenta Flecha.

    Foto: Captura de pantalla.

    Cómo comprar desde Paraguay

    En Paraguay los lentes pueden ser adquiridos por el mismo canal de venta que en España y Portugal, que es a través de la página randwear.com. «Quería probar si este método funcionaba igual que en Europa porque lo bueno de comprar por internet es que lo podés hacer desde la comodidad de tu casa y recibís tu producto en 24/48 horas y además ofrezco envío gratuito. Son ventajas que al consumidor le gusta», explica Jacqueline.

    «Al principio a la gente le costaba comprar a través de la página. Allá la gente no está acostumbrada a hacer compras online, pero eso no fue ningún problema porque a cada cliente le explicábamos en pocos pasos cómo proceder a la compra y listo, no tuvimos ningún inconveniente. Con decirte que allá ya se agotaron varios modelos te digo todo», cuenta satisfecha la paraguaya.

    Los modelos favoritos de la gente actualmente son los de la colección Randalli y Loretto, cuenta la diseñadora. Foto: Instagram.

    Qué papel juegan las redes sociales 

    «Las redes sociales prácticamente son mis otros canales de venta, especialmente Instagram. No me gusta mucho Facebook por el tipo de algoritmo que usa y por eso me centro más en Instagram. En esta red social comparto fotos, descuentos, promociones y también hacemos sorteos. Mi tienda es online porque creo que el internet juega un papel demasiado importante en nuestro día a día y también es el futuro, pero si no existiesen las redes sociales tendría una tienda física», menciona.

    Volver algún día a Paraguay

    «De momento no tengo planes de mudarme de España porque es un muy buen lugar para vivir por el clima, la gente, la seguridad, etc. Pero lo lindo es que tengo dos hogares entre Paraguay y España y a los dos los quiero por igual. Aunque esté acá, la mitad de mi corazón siempre estuvo, está y estará allá», aclara.

    Jacqueline Flecha. Imagen cedida.

    Un mensaje para los emprendedores

    «Luchen, luchen, luchen y no compitan con nadie más que con ustedes mismos. Detrás de cada persona con éxito hay infinidades de tropiezos, dudas, ganas de tirar la toalla y mil cosas más. ¿Qué diferencia al exitoso del no exitoso? La perseverancia. Si algo les sale mal, prueben otra cosa hasta dar con el objetivo, pero siempre tengan en mente la meta final. El camino puede ser largo y doloroso, pero no hay mayor orgullo y satisfacción que mirar atrás y ver lo mucho que creciste después de cada obstáculo que superaste. Tu mente es tu amigo y enemigo a la vez. Siempre vas a escuchar esa vocecita que te empieza a tirar excusas para que dejes todo de lado y vuelvas a lo que estabas haciendo. Es la salida rápida, pero intentá mantener tu objetivo y meta siempre presente y seguí hasta el final», finaliza Jacqueline.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: