Combatí las manchas en los dientes

  • Este es un problema para muchos padres ya que la salud y estética de nuestro hijo se ve afectada. Los bebés y los niños pequeños sufren de caries del biberón cuando las bacterias de la cavidad oral se alimentan del azúcar de los jugos y leche, pudriendo sus dientes.

    Compartir:

     

    Este daño puede decolorar los dientes e incluso dejarlos negros, puede causar erosión o caries del diente de leche. Este problema suele ocurrir cuando los bebés o niños pequeños se duermen con un biberón de leche o jugo, y también ocurre con el «vaso infantil» si tiene alguno de estos líquidos. Aunque puede ser imposible de revertir el daño que la caries del biberón le ha hecho a la sonrisa de un niño hasta que emerjan los dientes permanentes, es posible prevenir la caries del biberón con la limpieza regular y con nuevos hábitos alimenticios.

    Los siguientes consejos pueden ayudarte.

    Método 1: Limpia los dientes de tu bebé

    Una de las maneras más eficaces para prevenir las caries en los bebés, los niños mayores y los adultos es limpiar los dientes regularmente. Esto ayuda a eliminar las bacterias y evita que el azúcar quede atrapado entre los dientes y la encía.

    Cepilla los dientes de tu bebé. Si tu bebé aún no tiene ningún diente, utiliza un cepillo de dientes tamaño infantil y pasta de dientes adecuado para niños para limpiar su boca dos veces al día, especialmente antes de acostarse. Esto mantendrá alejadas a las bacterias que producen ácido y ayudará a prevenir la caries dental.
    Anuncio

    Limpia las encías de tu bebé después de alimentarlo. Si tu bebé ya tiene dientes, utiliza un paño limpio y húmedo para limpiar sus encías después de darle biberón. Esto eliminará físicamente las bacterias dañinas y ayudará a prevenir que el azúcar de la leche o del jugo quede atrapado entre los labios y encías de tu bebé. Incluso si tu bebé tiene algunos dientes, al lavar la boca después de cada comida puede ayudar a prevenir la caries dental.

    Lleva a tu bebé con el dentista. La Academia Americana de Odontología Pediátrica y la Asociación Dental Americana recomienda que un bebé tenga su primera visita al dentista después de que sale el primer diente y no después del primer cumpleaños. Esto permite que el dentista compruebe que no existen signos iniciales de caries o problemas de salud oral y puede representar una oportunidad para que aprendas las técnicas apropiadas del cuidado dental de tu hijo en cada etapa de desarrollo. Después de la primera visita, trata de regresar cada 6 meses para un nuevo examen.

    Método 2: Reevalúa las rutinas a la hora de dormir

    A menudo, un simple cambio en el contenido del biberón antes de dormir puede ayudar a prevenir la caries del biberón.

    Trata de cambiar poco a poco el contenido del biberón con agua para darlo antes de las siestas y por las noche. Cuando los bebés se duermen con los biberones, suelen mantener la mamila en la boca, permitiendo que la leche o el jugo gotee dentro de la boca y quede alrededor de los dientes y las encías. Si tu bebé se duerme con el biberón, trata de destetar gradualmente la leche o el jugo (limpiando la boca si es posible), y diluye la bebida con agua cada vez más diariamente hasta que solamente sea agua, o dale un chupete en vez del biberón.

    Trata de retirar el biberón antes de ir a la cama. Si puedes darle el biberón a tu bebé antes de dormir, trata de cepillar sus dientes o quita el biberón antes de acostarlo. Si llora continuamente porque no tiene su biberón, dáselo tú mismo, limpia sus dientes, y al terminar, déjale el biberón vacío o sólo con agua para acostarlo a dormir.

    En algunos casos, los niños pierden el interés en dormir con un biberón lleno de agua, en cuyo caso puedes quitarlo por completo.
    Si tu bebé ya cumplió el año, busca la manera de quitar el biberón consultando con un especialista en pediatría.

    No pongas en los chupones miel o azúcar. Si agregas cualquier tipo de sustancia azucarada (incluyendo jugo o leche, que contienen azúcares naturales) el azúcar quedará atrapado en la parte delantera de la boca del niño, permitiendo que las bacterias causen la caries dental.

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: