Alergias en Primavera

  • La primavera es la época ideal para salir al aire libre y ponerse en forma, renovar el compromiso con un estilo de vida saludable, disfrutar de la vida con la pareja, familia y amigos, así como para salir a vacacionar por las buenas condiciones climáticas.

    Compartir:

     

    Sin embargo, pese a ser símbolo de salud y bienestar, cuando salimos de vacaciones podemos toparnos con algunas cuantas enfermedades o infecciones, las cuales pueden ir desde simples problemas digestivos, alergias y lesiones, hasta enfermedades crónico degenerativas.

    La alergia es una reacción del sistema inmune a alguna partícula externa que se ingiere, inhala o se toca. En el caso de las rinitis alérgicas, estas partículas o alérgenos se inhalan, provocando síntomas molestos.

    Según publica el Ministerio de Salud, en primavera aumentan los casos de alérgenos como el polen, malezas y pastos, provocando la reacción en las personas sensibles a estas sustancias.

    La OPS revela que alrededor del 30% de las alergias son hereditarias, la gran mayoría son adquiridas y se pueden manifestar a cualquier edad. En los casos hereditarios suelen haber síntomas desde la niñez.

    En cuanto a la relación existente entre las alergias primaverales y la sinusitis y conjuntivitis, señalan que la rinitis alérgica es en realidad una rinoconjuntivitis alérgica, o sea, un conjunto de procesos que afectan a las fosas nasales y a la conjuntiva de los ojos, cuya causa es la hipersensibilidad a diferentes sustancias presentes en el ambiente. Puede tener síntomas oculares en mayor o menor medida, que deben ser tratados según su severidad. La sinusitis bacteriana puede ser una complicación de una rinitis alérgica no tratada.

    Profesionales sostienen que ventilar la casa en la mañana y mantener cerradas las ventanas en las tardes, transitar en vehículos con las ventanas cerradas, ducharse para sacar el polen que queda impregnado en la piel, ropa y pelo, en caso de estar mucho rato al aire libre, lavarse el cabello de forma frecuente, sobre todo después de estar expuesto al aire libre en días soleados disminuyen las posibilidades de que surjan o se re aviven los síntomas.

    Así también evitar en lo posible las caminatas mañaneras, cuando hay más liberación de pólenes,  usar anteojos de sol para evitar la conjuntivitis alérgica, no tenderse sobre el pasto ni estar presente cuando se corta (en caso de alergia a éste), luego de secar la ropa en el exterior, sacudirla bien antes de volver a introducir a la casa . Del mismo modo intentar evitar objetos que acumulen polvo en la vivienda. Y lo más importante consultar al centro asistencial más cercano antes de que se inicie la temporada polínica para comenzar así un tratamiento preventivo precoz.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: