Moda indígena

  • Las artesanas latinoamericanas comienzan a utilizar tecnología para hacer conocer sus trabajos.

    Compartir:

     

    Foto: Facebook

    Foto: Facebook

    Aunque en nuestros países latinoamericanos no existen muchas políticas públicas para favorecer la artesanía indígena, existe una creciente valoración del trabajo de las mujeres indígenas. Este es el caso de una marca de indumentaria que se llama Choguarte y tiene su fan page en el Facebook.

    Se trata de la artesana María del Carmen Toribio y sus creaciones. Ella pertenece al pueblo Wichi, un pueblo que aún persiste en el Chaco de la  Argentina, donde reconocen como parte de este pueblo a los  matacos, chorotes y chulupí. Aunque algunas cuestiones culturales e incluso su artesanía son muy parecidas a algunos pueblos del Chaco Paraguayo, lo llamativo  es que en el lado argentino, muchas de las mujeres artesanas tienen acceso a internet y pueden ofrecer sus productos aprovechando las tecnologías de información y comunicación (TICs).

    Portacelulares y cinto, con certificado de autenticidad de ceramica esmaltada/ Facebook

    Portacelulares y cinto, con certificado de autenticidad de ceramica esmaltada/ Facebook

    En nuestro país, existen muchas mujeres indígenas artesanas. Algunas están aprendiendo a utilizar las tecnologías de información y comunicación gracias a un curso para mujeres lideresas que se imparte en el Centro Cooperativo Sueco en el Paraguay, pero aún no existe una política pública, un programa desde el Estado que permita a las artesanas aprovechar la tecnología  para vender ellas mismas sus productos y ser parte de esa transacción en el marco de un comercio justo. Muchas veces, ellas recurren a terceros para dar a conocer sus trabajos.

    Dos  experiencias interesantes en cuanto al uso de tecnología por parte de indígenas son el caso de Cayim O´ Clim (Picaflor Blanco) en donde un comunicador indígena, Nicolás Benítez,  tiene un blog y da a conocer diariamente lo que pasa en su comunidad, ubicada en el casco urbano de la ciudad de Neuland. En este blog se encuentran también los trabajos de las mujeres indígenas de la comunidad, sus costos, sus tejidos.

    Otro caso de uso de TICs  es el de los Aché, quienes tienen un sitio web cuyo significado es Palabra Aché donde ellos cargan sus noticias e informaciones de sus comunidades, de su pueblo.

    La tecnología ofrece la posibilidad no sólo de mostrar el producto terminado y esa es una experiencia de María del Carmen Toribio, quien a través de un vídeo en Youtube nos muestra el proceso desde la cosecha de la planta, el proceso para hacer el hilo, la elección de colores,  hasta el tejido. Mirá el video y décinos cuánto debería costar una prenda si practicamos el comercio justo.

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: