¿Tu gatito sufre estreñimiento?

  • Los animales, al igual que las personas, sufren terribles estreñimientos. La principal causa es la mala alimentación. Pero ¿cómo tratar a los gatitos pequeños? En la nota te sugerimos consejos para ayudarlos a lidiar con este problema.

    Compartir:

     

    Los gatos pequeños tienen la alimentación sensible, por ello cuidar su nutrición es muy importante. Durante el primer mes de vida, los felinos se alimentan exclusivamente de leche materna y pueden sufrir estreñimiento.

    El sistema digestivo del animal se regula de forma gradual conforme a lo que consume. Si el gato recién nacido tiene problemas de defecar, tenés que manternerlo bien hidratado y ayudarle a evacuar estimulando su tripa.

    Estos son algunos consejos citados por la web Hogar Útil:

    1- Alimentación correcta: durante las tres primeras semanas, debe alimentarse exclusivamente de leche materna para cubrir sus necesidades nutricionales que solo la madre gata puede proporcionarle. En tiendas especializadas se vende polvo para mezclar con agua y dar en biberón al gato.

    La leche de vaca no es recomendable ya que el estómago del felino es delicado y puede producir problemas digestivos. Pero si querés darle para que pruebe, mezclá con agua natural.

    2- El calor ayuda a hacer sus necesidades: los gatitos recién nacidos necesitan calor constante, ya que no son capaces de regular su temperatura durante sus primeras cuatro semanas de vida. Los gatitos encuentran cobijo en el calor corporal de la madre, pero en caso de los huérfanos le podés  proporcionar con una cesta con base acolchada con mantas y toallas. Aplicá una bolsa de agua tibia envuelta en toallas o manta a temperatura corporal para mantener su calor.

    3. Estimulá al gatito: la gata madre estimula al gatito al lamerles, ya que su naturaleza le permite. Los dueños pueden ayudar con suaves masajes en la tripa con los dedos en movimientos circulares y con un paño o algodón humedecido en agua tibia.

    Realizá estos masajes varias veces al día y después de darle el biberón. En caso de estreñimiento, además de los masajes tibios, podés introducir la punta de una ramita de perejil empapada en aceite de oliva o de parafina en el conducto anal, realizando pequeños círculos.

    4- El veterinario: si a pesar de estos cuidados tu gato no defeca en un periodo de 24-48 horas, llevalo al veterinario.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): , ,

    Más notas: