Lo que no debés hacer en la cocina

  • La cocina es el lugar central de la casa porque allí se elaboran los alimentos para toda la familia. Cambiá los malos hábitos para cuidar la salud de tus seres queridos.

    Compartir:

     

    Cocinar en un ambiente limpio e higiénico es muy importante ya que se evita hasta problemas de salud. Existen hábitos desagradables que se pueden dejar de hacer al momento de entrar a la cocina.

    Es imprescindible empezar con la higiene de  las manos, luego la de los utensilios a utilizar. La revista Hogar Total cita los motivos de sanciones a los restaurantes por parte de las autoridades correspondientes;  conocé vos también para incorporar a tu vida diaria.

    Evitá éstos malos hábitos en la cocina

    • No lavarte las manos antes de comenzar a cocinar.
    • Degustar la comida que estás elaborando con diferentes utensilios.
    • Dejar húmedos o mojados los utensilios que lavás.
    • Lavar el pollo o carne cruda en la pileta de cocina ya que propaga las bacterias por el resto de la cocina.
    • Fumar en la cocina, menos aún mientras preparás la comida.
    • Probar y volver a introducir el mismo utensilio en la comida, ya que contamina los alimentos.

    La lista no es corta, unos cuantos gérmenes se hospedan en sitios como:

    1. Carne y vegetales en la heladera.

    2. Cubiteras de hielo.

    3. Abrelatas.

    4. Espátulas.

    5. En la junta de goma del vaso de la licuadora.

    Incorporá los siguientes pasos…

    Muchas cosas podés hacer para tener hábitos saludables en la cocina y no son  difíciles; solo se trata de incorporar como hábitos a la rutina diaria.

    • Lavate los manos con agua tibia y jabón por lo menos durante 20 segundos antes de tocar los alimentos; pero también luego de tocar aquellos que son crudos.
    • Antes de guardar los elementos con los que cocinaste, secalos bien.
    • Mantené los alimentos calientes; de lo contrario conservarlos en frío; para aquellos que son perecederos y quedan fuera de la heladera, nunca los dejes más de dos horas.
    • Si deseás probar la comida, nunca utilices el mismo utensilio dos veces a menos que lo hayas lavado y secado bien desde la última vez que lo has utilizado; de lo contrario usá uno diferente.
    • Si estas enferma, mejor no cocines.
    • Evitá almacenar la carne junto a los vegetales en el mismo estante de la heladera.
    • Cuando utilices electrodomésticos, leé muy bien las instrucciones del apartado limpieza; muchos de ellos se pueden desmontar a fondo para limpiarlos con eficacia.

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): ,

    Más notas: