La pregunta incómoda de Arami Ullón

  • ¿Qué haremos con nuestros padres, cuando estén viejos y enfermos?, es algo que a veces cuesta plantearse pero que a ella le ha inspirado filmar un documental.

    Compartir:

     Fátima Rodríguez /farodriguez@sd.com.py

    “Definirse es una de las cosas más engañosas, así que me voy a limitar a dar datos. Tengo 35 años. No tengo hijos, aún. Tal vez no los tenga, no sé. De mi tierra recuerdo y añoro la espontaneidad, el olor a jazmín, el olor a tormenta a punto de llegar, el olor a pasto mojado. La gente querida”, así comienza la conversación virtual con Aramí Ullón, directora del documental “El tiempo nublado”.

    No hay mucho para añadir. La descripción de su película-documental desnuda su situación: “Desde que Aramí tiene memoria, su madre sufre de epilepsia y Parkinson. Como única hija de un padre ausente, Aramí tuvo que hacerse responsable de sí misma y de su madre desde muy pequeña. Desde hace algunos años, ella intenta construir su propia felicidad en Suiza, donde vive con su pareja Patrick. Su madre sigue viviendo en Paraguay con Julia, una cuidadora sin preparación adecuada para la tarea, que se ocupa de ella durante todo el día a cambio de un salario modesto. Sin embargo, la salud de su madre se está deteriorando cada vez más. Julia ya no puede hacer frente a la situación y quiere dejar su trabajo. Ya que nadie excepto Aramí puede cuidar de su madre, ella debe regresar a Paraguay”.

    La preguntas que dan argumento a la película: ¿Será capaz de encontrar una solución a la situación de su madre, en un país donde el cuidado de las personas mayores es dejado principalmente en manos de sus familiares? ¿Deberá renunciar a su propia vida en Europa y volver junto a su madre?”

    «El Tiempo Nublado» es el primer largometraje-documental que dirige Arami y en el que, a la vez, es protagonista. En el pasado, hizo dos cortos muy experimentales: «Ausencia de un nombre propio» y «Beckon». Como productora, su primera película fue «18 cigarrillos y medio», junto a otros productores internacionales. Antes de eso, formó parte de producciones como El Toque del Oboe y Miami Vice.

    -¿Cómo te adentraste al mundo del cine?

    -Con respecto a lo del cine, nunca decidí dedicarme al cine, es algo que me ocurrió. Y si bien me dedico a él casi a tiempo completo, aún es incierto si me dedicaré a él siempre. Creo que ningún cineasta lo sabe con certeza. Cada película es una aventura que puede fallar, y puede ser la última.

    -¿Estudiaste cine?

    -Sí y no. Soy mayormente autodidacta. Aunque sería injusto usar esa palabra estrictamente. He tenido muchos maestros a lo largo de los años de trabajo, pero no de manera formal. También es cierto que recibí una beca en Estados Unidos en el año 2000 en donde realicé una formación de hands-on filmmaking, es decir se aprendía haciendo, sin teoría ni historia. Las que me encantaría aprender algún día con propiedad.

    -“Tiempo Nublado”…¿de qué se trata?

    El Tiempo Nublado plantea la pregunta de qué haremos con nuestros padres cuando estén viejitos y enfermos. Es algo que nos pasa, pasará o pasó a casi todos, en algún momento de nuestras vidas.

    -Vimos que se exhibió en varios lugares y obtuvo reconocimientos. 

    -Ganamos el Premio «Regard Neuf» a Mejor Opera Prima del Festival Visions du Réel, Nyon, una suerte de Meca del documental. También nos dieron una mención especial en el mismo Festival, otorgado por la televisión suiza. Estamos muy satisfechos con la ruta de festivales que hemos tenido hasta ahora: Visions du Réel, Karlovy Vary y ahora en agosto, Locarno, todos de altísimo nivel.

    Más festivales se van confirmando y estaremos compartiendo las noticias siempre en nuestra página de Facebook y en nuestra web.

    Trailer EL TIEMPO NUBLADO – A Documentary by Arami Ullon from Cineworx Filmproduktion on Vimeo.

     

     

    DE  DISCRIMINACIONES, TERERÉ Y OTRAS YERBAS

    “Cómo es posible que fondos, instituciones internacionales, casas productoras, distribuidoras, profesionales, festivales, etc, crean, abalen, premien a un producto paraguayo, y que el Paraguay (o sus representantes) no crean en él? Muy por el contrario, lo dejen desamparado y a su suerte, empobreciendo a sus trabajadores, a su potencial calidad, a su potencial repercusión social y cultural? ¿Cómo es posible?”, escribió hace unos días Arami en su perfil del Facebook. No quiso decir más.

    -¿Existe discriminación hacia las mujeres en el ámbito del cine?

    -Existe discriminación en todos los ámbitos, no solo en el cine. Sin embargo, no son solo los hombres los que discriminan. Existe una discriminación hacia nosotras mismas. Una falta de confianza hacia nuestra propia capacidad, muchas veces esto es inconsciente, pero está instalada desde tiempos inmemoriales.

    También existe una insana competencia, en dónde la mujer colabora a que otra mujer no destaque. Afortunadamente hay mucha gente trabajando para romper estos paradigmas.

    -¿Fuiste a Suiza por trabajo, estudio o amor?

    -Vine a Suiza porque me enamoré de una gran persona y compañero. Espero seguir así por todo el tiempo posible.

    -Hace unos días, hacías un llamado urgente en el Facebook porque se te perdió una bombilla y que no podés estar sin tereré. ¿Cómo es esto?

    -A veces no es fácil ser adicta al tereré y vivir en un país donde conseguir los utensilios es bastante difícil. Por suerte, tengo amigos que corren la misma suerte y nos solidarizamos para que no nos falte.

    – ¿Cuál es la principal dificultad al hacer cine en Paraguay?

    -No podría dar una respuesta actual a esta pregunta. La última producción que realicé enteramente en Paraguay fue «18 cigarrillos y medio», estrenada en 2011. Las cosas han cambiado, de a poco, pero algunos cambios han habido. Me gustaría volver a investigar en campo, pronto. Con respecto a «El Tiempo», lo que más me costó y me cuesta todavía es que el país ayude a financiar sus obras.

    – ¿Sentís apoyo en Paraguay para hacer lo que te gusta?

    -Apoyo del público potencial, sí. Apoyo de la mayoría de los compañeros trabajadores del medio, sí. Y de algunos personas que trabajan desde del Gobierno, que intentan hacer algo por la cultura. Pero, en general, falta mucha conciencia y voluntad de parte de las instituciones encargadas de apoyar, tanto del sector público, cómo del privado. Afortunadamente, hay algunas pocas excepciones y éstas son las que hacen posible alguna producción nacional, haríamos incluso menos sin estos pocos comprometidos.

    -¿Está en planes otros proyectos cinematográficos?

    Sí. Pero es temprano para dar más detalles.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: