Kim Basinger, espléndida a los 60

  • El 8 de diciembre es su cumpleaños

    Compartir:

     

     

    Kim Basinger cumple 60 años como si el tiempo se hubiera detenido en ella. Su belleza la sirvió de trampolín para, después de la moda, abrirse paso en el mundo del cine, donde continúa siendo una protagonista estelar.

    Kim Basinger, la rubia incendiaria del Hollywood de los 90, cumple años el 8 de diciembre y sigue conservando una belleza espléndida, serenidad en la mirada y la agenda llena de proyectos cinematográficos.

    Hace años aseguró que no le asustaba envejecer y no dudó en afirmar que cada época tenía sus “encantos”.

    Envejecer con dignidad

    “Me interesa envejecer con dignidad, con sabiduría. Adoro a las personas mayores, sobre todo a las que le han sacado partido a sus años, esas que saben tanto como una enciclopedia. Ellas son nuestros mejores maestros”, declaró.

    Uno de sus mayores atractivos y por el que se le ha considerado, durante décadas, una de las mujeres más sexys del planeta son sus labios, una parte de su anatomía que cuando era niña la avergonzaba.

    “El tamaño de mis labios no me gustaba y en las fotografías los apretaba para que parecieran más finos. Un día, mi padre me dijo: ‘Espera y verás cómo un día tú cara te hará ganar dinero’. No lo entendí, pero me ayudó a superar mi complejo”, ha explicado en alguna ocasión.

    Una belleza por la que asegura haber llorado, pues sentía que en ella solo se veía una cara bonita para el cine, hasta que comprendió que lo importante “no era lo que los demás pensaran de mí, sino lo que yo era capaz de ofrecer”.

    Vivir el arte

    Vivir con unos padres que amaban el arte la llevó de una manera natural a amarlo. “Heredé el arte de mis padres. Don fue un gran músico de jazz, y mi madre, Ann, bailarina, por lo que me inscribió en una academia de ballet cuando tenía cuatro años. Soy la tercera de cinco hermanos. Siempre he estado muy unida a mi padre y he querido y admirado a mi madre”, ha dicho.

    Sin embargo, una de las circunstancias más tristes de su vida se produjo cuando su madre no acudió a su enlace con Alec Baldwin. “Me partió el corazón”, ha reconocido.

    A pesar de su aún espectacular belleza, sorprende que las firmas de cosmética no le hayan tentado para protagonizar ahora uno de los anuncios publicitarios que con tanta soltura hacía cuando comenzó en el mundo de la publicidad, amparada por la prestigiosa agencia de modelos Ford.

    Con el dinero de esos trabajos se pagaba las clases de Arte Dramático y canto.

    De la moda al cine

    Su imagen en las marquesinas de Nueva York la llevó a figurar en varias series de televisión hasta que su papel en “No digas nunca jamás” (“Never Say Never Again”) como chica Bond, la hizo destacar.

    Poco después, llegaría “Nueve semanas y media” (“Nine 1/2 weeks”), en la que su relación personal con Mickey Rourke no terminó muy bien, aunque la escena gastroerótica con baile incluido es una de las que más se recuerdan de la historia del cine.

    Sin embargo, años más tarde decidió no participar en “Boxing Helena”, porque consideraba que contenía escenas de sexo gratuitas, una decisión por la que un jurado de Los Ángeles la condenó a pagar nueve millones de dólares de indemnización.

    El éxito de “Cita a ciegas” (“Blind Date”) vino a consolidar una carrera prometedora, que “Batman” apuntaló, hasta que llegó “Ella siempre dice sí” (“The Marrying Man”), donde conoció a su segundo marido, Alec Baldwin.

    En 1995 tuvieron una hija a la que pusieron el nombre de Ireland Eliesse. Tras su nacimiento, Basinger confesó que lloró de alegría cuando la tuvo en brazos, una experiencia que experimentó a los 42 años, “aunque a muchos les pareciera una locura”, ha dicho.

    Durante dos años se dedicó a su cuidado hasta que reapareció pletórica con “L.A. Confidencial”, por la que obtuvo el Óscar y el Globo de Oro como mejor actriz de reparto en 1997.

    Vegetariana y activista

    Codearse con Eminen en “8 Millas” la permitió dirigirse hacia otro tipo de papeles, madres atormentadas como en “Una mujer difícil” (“The Door in the Floor”).

    Vegetariana desde hace más de 30 años, posó desnuda en una de las campañas de la asociación Personas a Favor de un Trato Ético a los Animales (PETA, por sus siglas en inglés).

    Este año, dos nuevas películas “One Square Mile” y “Grudge March”, ésta última junto a Robert de Niro y Sylvester Stallone, la han devuelto a la actualidad. Y se encuentra en pleno rodaje de “Unborn”.

    Sin duda, su edad no ha supuesto un parón en su carrera. Intensos papeles a los que no está dispuesta a renunciar. EFE

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: