El actor Daniel Radcliffe no quiere ser un ejemplo para la sociedad

  • El actor ha mostrado su descontento por las críticas que reciben las figuras públicas por su comportamiento en el ámbito de lo privado, ya que no considera que las celebridades tengan que erigirse como modelos de conducta.

    Compartir:
    A pesar de la gran influencia que ejercen en las nuevas generaciones, Daniel Radcliffe está convencido de que los artistas no tienen por qué constituirse en referentes morales para la sociedad, hasta el punto de que se encuentra muy «molesto» por las críticas que ha recibido en ocasiones por algunos episodios que pertenecen a su más estricta intimidad. Por eso, el actor de ‘Harry Potter’ asegura sin contemplaciones que son los padres quienes de verdad deben educar a sus hijos.

    «Siempre me molesta que la gente juzgue a los actores por las decisiones que toman en la vida, porque no tienen ningún derecho a hacer eso. Sobre todo me irrita que den por hecho que tengas que ser un ejemplo para los niños. ¿Acaso no tienen que ser los padres el principal referente para sus hijos? Hay mucha gente que no tiene ningún respeto por los demás, todos cometemos errores en nuestra vida y no tenemos por qué justificarnos ante extraños», afirmó el popular intérprete en la revista Attitude.

    Aun así, el joven actor no duda en hacer público su arrepentimiento por algunos de los episodios más turbios con los que ha tenido que lidiar en su vida, como la adicción al alcohol de la que afortunadamente ya está recuperado, aunque al mismo tiempo se alegra de que muchas de esas negativas experiencias nunca hayan salido a la luz gracias a su deseo de proteger su intimidad.

    «Aunque han salido muchas noticias sobre mí, confieso que durante mi adolescencia cometí muchos otros errores que, por suerte, no han llegado a trascender al público. Cuando me equivoco, lo paso tan mal que me llego a asustar, y esos momentos son los que de verdad me marcan para toda la vida. Son cosas que te ayudan a madurar, a crecer y a conocerte a ti mismo, aunque sean vivencias muy sufridas», explicó al mismo medio.

    En cuanto su carrera profesional, el joven artista reconoce que la exigencia con la que afronta cada uno de sus papeles en la gran pantalla hace que, una vez acabado el rodaje, siempre termine con la sensación de que podría haber exprimido aún más su potencial.

    «Soy una persona muy exigente con mi trabajo, y por suerte no recibo muchas críticas destructivas. Cuando vuelvo a ver películas como ‘Harry Potter’ o ‘La mujer de negro’, hay escenas que creo que se podrían haber hecho mucho mejor», indicó el simpático artista.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: