«Te dije luego»: por qué renunciar a tener siempre la razón

  • Según experta, abandonar la necesidad de tener razón deja paso una dimensión inundada de posibilidades nuevas y poderosas.

    Compartir:

    «Más que los genes, son nuestras creencias las que controlan nuestra vida»  según Bruce Lipton, uno de los promotores del  PSYCH-K o  Proceso Espiritual con Beneficios Psicológicos, una corriente de la literatura psicológica de autoayuda que se define como «una serie de procesos que te auto-capacitan para cambiar las creencias y percepciones que impactan tu vida a nivel celular».

    Para esta corriente,  «el mayor obstáculo para conseguir el éxito que soñamos son las limitaciones programadas en el subconsciente. Si nuestra mente subconsciente fuese programada con comportamientos saludables, tendríamos éxito en nuestras vidas sin ni siquiera proponérnoslo”. En Paraguay, existe un centro que se adscribe a esta corriente y ofrece sesiones psicológicas con esta experiencia que propone cambio y crecimiento personal. Este mismo centro terapeutico que lleva el nombre de Lumbre, realizará el próximo 3 y 4 de mayo un taller con la española Eva Sandoval, una de las gurú en esta teoría. 

    El taller promete a los participantes aprender  a utilizar el poder del subconsciente para crear la vida que desea. Uno de los temas que Eva Sandoval aborda en su sitio web es la necesidad que tenemos de tener la razón y propone abandonar la actitud del «te dije luego».

    «¿De verdad querés lo que creés que querés? O ¿Es más fuerte la necesidad de tener razón? Cuando conversás con una o varias personas, ¿sos consciente de la magia de comunicación y el momento? o ¿Estás esperando que acaben de hablar para decir lo que querés decir? Querer tener razón (que es diferente a tenerla) anula el arte de escuchar», afirma en uno de sus artículos.

    Tres beneficios de abandonar el deseo de tener la razón, según Sandoval:

    1. Cuando te das cuenta de que hablás para “tener razón” o decís “lo sabía”, “te dije”, etc. acordáte que estás creando, que siempre creás con tus pensamientos y palabras. Frená esa necesidad o al menos hacelo solo cuando haya pasado por las tres rejas ;).
    2. Un gran sustituto de patrones desempoderadores como el “tener razón” es sonreír, así todas tus células viven la comprensión de la maravilla que sos desde tu interior y podés cambiar un hábito fácilmente.
    3. La fe, en esta sociedad es la gran olvidada, tal vez porque nos recuerda demasiado a algo puramente religioso e intangible pero en realidad es un recurso que todos tenemos para crear desde el presente.Tener fe incluye poner la atención en lo que queremos, así que cuando apartamos poco a poco la necesidad de tener razón, gracias a la fe, vamos creando nuestra propia realidad. La fe es creer y creer es crear. Eso cambia el patrón de víctima por el de autor o autora de tu vida para recuperar tu Poder como Persona.

     

     

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: