Aprendé a lavar tus verduras

  • Consejos de cómo lavar los alimentos.

    Compartir:

     

    Si bien puede parecer algo obvio el cómo se debe lavar los alimentos, la realidad es que cuando se involucra nuestra salud, es importante que tomemos las mejores medidas para prevenir cualquier germen.

    Las verduras y las frutas son parte -y si no, deberían- de nuestra dieta diaria, y para un consumo saludable es importante lavarlas bien. Por eso te daré algunos consejos a tener en cuenta a la hora de lavar las verduras.

    No hay que dejar de lado que los supermercados rocían agua de vez en cuando para mantener la frescura del alimento y puede no ser agua de garrafón y mezclar la suciedad de otros ingredientes.

    Champiñones

    Colocar debajo del chorro de agua y tallar con la mano para retirar la tierra y no maltratar las piezas, se hace rápidamente y se colocan en una coladera sobre un tazón. Preparar 1 litro de agua con desinfectante (por cada kilo de alimento) y hacer un baño sobre los champiñones , no remojarlos sino bañarlos. Secar con papel absorbente y colocar en un recipiente hermético, durarán de tres a cuatro días en refrigeración.

    Lechuga y espinacas

    Es básico lavar hoja por hoja bajo el chorro de agua, pues al estar en contacto directo con la tierra son vulnerables. Una vez talladas con las manos hay que remojarlas en agua con desinfectante, escurrir, llevar a una centrífuga y secar con papel absorbente. Para conservarlas se embolsan o colocan en un recipiente hermético y se refrigeran. Duran siete días.

    Papa

    Antes de lavar un alimento hay que pensar de dónde viene, por ejemplo, los tubérculos nacen en contacto directo con la tierra y por ello es muy importante tallarlos bajo el chorro del agua con un estropajo duro. No es necesario desinfectar puesto que las papas por lo general se someten a altas temperaturas, ya sea al cocer en agua y hasta llevar al horno con todo y cáscara. Lo importante es retirar la tierra.

    Brócoli

    El brócoli es sencillo de limpiar, pero es muy importante percatarse de que todas sus partes reciban el chorro a presión del grifo, pues suelen alojarse gusanos e insectos en sus pequeños lugares. Luego de pasarlo por agua a presión hay que remojarlo en agua con desinfectante. Al retirar del agua se seca con papel absorbente y se refrigera por 10 días, también se puede congelar durante tres meses.

    Pepino y tomate

    Al pepino se le rocía cera de candelilla para que, además de hacer durar más su vida en anaquel, luzca atractivo; mientras tanto, al tomate se le rocía aceite de cocina para hacerlo brillar. Ambos compuestos hacen que la suciedad se adhiera, por lo que es necesario lavarlos bajo el agua con un estropajo y desinfectar. Secos duran en refrigeración siete días.

    Rábano y jengibre

    Es importante tallarlos con cepillo bajo el chorro de agua del grifo. El rábano, por su parte, es necesario desinfectarlo, luego se puede rebanar y servir o mantener en recipientes en refrigeración. El jengibre , luego de ser tallado, se seca y se pela su piel con una cuchara; después se guarda en recipientes en refrigeración o hasta congelación por tres meses.

     

    Fuente: www.vistamagazine.com

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: