¡No me llames mamita…pero tratame bien!

  • Catarsis de una asegurada del Instituto de Previsión Social.

    Compartir:

     

    Hace unos días, me tocó ir de consulta al IPS. Estoy embarazada, y me dijeron que tenía que tener allí 3 consultas para tener derecho al reposo por maternidad que la previsional reconoce a las mujeres trabajadoras aportantes.

    Lo cierto es que como seguí mis controles en otro lugar, cuando llamé a pedir turno, siempre la respuesta era: “dentro de tres semanas, o bien, llame mañana a las 8 de la mañana para ver qué turnos me habilitan para poder darle en la periferia”. Entonces, pregunté si podía ir a consultar directamente allí. Me dijeron “sí”.

    Una noche, no dormí porque tenía contracciones. Entonces, dije, “no creo que sea algo grave, voy al IPS y si es algo grave, bueno, allí se supone que están los mejores especialistas del país”.  Me levanté temprano, y a las cuatro de la mañana, el taxi me salió 110 mil desde mi casa. Cuando llegué: me dijeron que no, que no se daba turnos para consultorio en el hospital central, que todo tiene que ser por call center o si me sentía mal,  que vaya por urgencia. Voy por urgencia en el segundo piso…había un montón de parturientas que estaban evidentemente en peores condiciones que yo…

    En fin, respiré profundo y esperé. Como a las 8:00 me atendió una enfermera muy joven, le conté por qué estaba allí. Es posible, que  por mi estado,  esté más sensible de lo habitual, es posible,  pero su trato fue de lo más descortés, no mostró interés alguno en lo que le estaba diciendo. No miró la carpeta de antecedentes. En un momento, mientras yo seguía en mi intento de explicar por qué estaba allí, en un tono de mandona,  dijo como apurada y molesta: “¡Dale ma-mi-ta, sacate la bombacha, abrí las piernas, te voy a revisar!”  En fin. Fue la revisión médica más molestosa que he pasado, sumale que estaba sensible: salí llorando de impotencia, con unas órdenes para laboratorio.

    Seis personas para 600 personas

    Tardé como 5 horas para que me sacaran la muestra en el laboratorio, porque además, había una confusión inmensa con respecto a las 4 filas que había en la planta baja para diferentes temas en laboratorio. Unas 600 personas, unas más perdidas que otras…y entre ellas, yo, con nausea, hambre, con la panza endurecida,  sensible…consciente de todo eso, sin embargo, creo que lo que me descuentan mes a mes de mi salario para pagar el seguro debiera valer más!

    ¡Y me da rabia pensar que el IPS ha prestado dinero que luego no se ha recuperado, que quienes más ganan en IPS son los laboratorios de ciertos politiqueros que fungen de proveedores! No me molesta que ganen mucho los médicos y todos los funcionarios de IPS, lo que me molesta es que no haya un respeto mínimo al asegurado o a la asegurada, que todos y todas, como vacas tengamos que andar deambulando por informaciones en el hospital. ¡Que ganen millones, que ganen lo que tengan que ganar, pero que haya un mejor servicio!

    En el laboratorio de IPS atienden aproximadamente a 600 personas y sólo son como 6 funcionarios. ¡Cada funcionario atiende un promedio de 100 personas! ¿Cómo carancho les vas a pedir que te atiendan con una sonrisa y que piensen en tu problema particular? Digo, trato también de mirar las cosas desde el lado humano…pero no me cierra. No me cierra que tengamos que pagar tanto y que tengamos que resignarnos a un servicio tan malo. Y otra vez, cuando una reclamaba algo, la respuesta es  “MA-MI-TA, lo que tenés que hacer es esto”, “Ma MiTa”, allá tenías que llevar tus papeles”, todo es “MaMiTa”, pero esa “MA-MI-TA” no es una forma cariñosa…sino una manera de enmascarar un maltrato verbal…Claro, yo trato de entender, pero no, prefiero decirles a los funcionarios: “No me llames mamita, pero tratame bien”.

    Y a las  autoridades, que no es posible que tengamos que seguir con esa calidad:

    1-De los no sé cuántos teléfonos que hay para llamar a pedir turno en el edificio del IPS, sólo funcionan como tres (no hay un área de Servicios Generales?);

    2- que los baños en general están en bastante mal estado, pierden agua y casi siempre están sucios;

    3- que no puede ser que no existan unas secciones especializadas: maternidad y pediatría, como mínimo debe estar separado. Una embarazada va al IPS como mínimo viene con alguna gripe, porque todos pero absolutamente todos, los que tienen H1N1 también deben compartir los espacios.

    4- que el Ministerio de Salud feroz gua´u hace una campaña por «alimentación saludable», que el INAN gastó millones en hacer un Plan Alimentario,  y en la cantina del IPS sólo venden gaseosas y frituras. ¿Ha upei?

     

     

    Ajeplagueapama

    C. I. 3.421.263

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: