Sexualidad y Maternidad

  • Pareciera que ser madre y mantenerse de manera activa sexualmente es un gran desafío. ¿Cómo combinar la maternidad y la sexualidad sin perder la esperanza en el intento?

    Compartir:

    Por Antonella Roveglia

    Psicóloga Clínica y Educadora Sexual.

    La etapa en donde una mujer se convierte en madre, es una de las etapas más importantes de su vida. A nivel biológico se generan cambios hormonales y se pone en marcha una verdadera revolución. Las emociones y sensaciones paralelamente también protagonizan esta enorme transformación. Se dan cambios en sus intereses y sus prioridades, inclusive sus relaciones con los otros y con respecto a ella misma se vuelve diferente.

    Foto: Pinterest

    Pero la sexualidad es parte de nosotras, somos seres sexuadas y tenemos cuerpos sexuados desde que nacemos. Es importante recordar que la sexualidad está relacionada con como nos sentimos con respecto a nosotras mismas, nuestro cuerpo, lo que nos gusta y disfrutamos. También con nuestra forma de amar y de ser amadas, y que importante es ver este aspecto de nuestra sexualidad, tema que suele quedar en un aspecto secundario. Con todo esto quiero expresar que la sexualidad no acaba nunca sino que toma otras formas.

    Cada momento del embarazo tiene sus características, así también es la sexualidad. En el PRIMER TRIMESTRE podría ser la etapa que requiere de más cuidado, ya que existe el temor a apeligrar el feto. Asimismo, la pareja debe lidiar con las náuseas, vómitos y los problemas típicos de la gestación, pero los momentos en que la mujer se encuentra mejor pueden haber intercambios placenteros. En el SEGUNDO TRIMESTRE, las hormonas de la futura mamá aumentan, por lo que su deseo sexual también lo hace. Sin embargo, en el caso de su pareja hombre es diferente, y es que este estará más preocupado por lo que podría ocurrirle al bebé. En caso de que ya haya una panza pronunciada, las posiciones como cucharita o perrito, pueden permitir el disfrute de ambos. Durante el TERCER TRIMESTRE, el embarazo se encuentra avanzado, por lo que el cuerpo de la nueva mamá luce diferente y tener relaciones sexuales con su pareja es más complicado. Sin embargo, su deseo sexual sigue creciendo, pero para evitar cualquier problema, es por esto que se recomienda estimulación oral. Luego vendrá el POSTPARTO, etapa en la cual por fin nació el bebé, por lo que ahora la vida de ambos se modifica y el nuevo integrante se convierte en prioridad. En esta etapa de “cuarentena”, su vida sexual pasa a un segundo plano, además el hecho de que su cuerpo está diferente, a veces puede causar problemas en la autoestima de la nueva mamá. En esta última etapa se recomienda que el nuevo padre tenga paciencia y le demuestre a través de la compañía, todo lo que siente por ella.

    De todos modos, esta intimidad tiene consecuencias beneficiosas desde el punto de vista físico ya que el sexo es un ejercicio muy útil para estimular la circulación sanguínea, aliviar las tensiones del embarazo y liberar endorfina, que permiten eliminar el estrés y la depresión. También como beneficios del sexo en el embarazo y en el caso del hombre, éste disfruta los cambios físicos que experimentan sus parejas, el pecho de la mujer aumenta y se vuelve más sensible a las caricias, y las curvas de las caderas se marcan cada vez más, haciendo a la mujer más femenina.

    Como todas las etapas de la vida, tiene sus dificultades, pero es sumamente importante para la salud de la pareja, que su sexualidad se mantenga activa y sea una forma de conexión entre los dos.

    *Para turnos y consultas comunicarse al (021) 225 305 – (021) 222 707

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: