¿Por qué jugar?

  •   Los perros fueron seleccionados a lo largo de la domesticación por un carácter principal: la juventud. El carácter juvenil fue el más importante al elegir lobeznos para llegar a lo que hoy conocemos como perro. Los animales jóvenes tienen varias características que los “científicos” de la época quería aumentar: docilidad, búsqueda de seguridad o […]

    Compartir:

     

    Los perros fueron seleccionados a lo largo de la domesticación por un carácter principal: la juventud. El carácter juvenil fue el más importante al elegir lobeznos para llegar a lo que hoy conocemos como perro. Los animales jóvenes tienen varias características que los “científicos” de la época quería aumentar: docilidad, búsqueda de seguridad o de afecto (codependencia) y lo más importante el juego.

    Recordemos que el perro es un animal sociable, esto quiere decir que necesita estar rodeado de personas, por lo cual no existe el famoso “perro jardín”. Tener este concepto solo llevara al perro a frustrarse y a sentirse solo.

    Desarrollo

    El jugar ayuda a desarrollar el sistema nervioso, el cachorro aprende a sincronizar sus movimientos y sobre todo se consolida su sistema cognitivo, que es lo que lo lleva a tomar decisiones, como esto si hago o esto no lo hago. Por esta razón es de extrema importancia el jugar con los cachorros.

    Por lo general en cachorros de 2 a 3 meses el juego dura poco, de 10 a 15 minutos, y luego duermen para dejar que el cerebro termine de desarrollarse. Luego este tiempo va en aumento. Hay razas bastante difíciles de cansar por el nivel de actividad a nivel cerebral que presentan, pero no es imposible. Así que no pierdan la paciencia, que esta todo lo alcanza.

    Aumenta el vínculo

    Me gusta siempre realizar una pregunta en mis consultas. ¿Cómo juega su perro? La gran mayoría responde, “y juega solo”. Esto es un error. El perro siempre va a buscar jugar con sus propietarios. De no encontrar pareja para el juego, cierto jugará solo, pero el juego en solitario solo durara unos minutos y se aburrirá.

    Deben jugar con su perro al menos una hora por día o varias veces al día. Esto no solo ayudara a su perro a tener bienestar si no también estrechará el vínculo que toda relación perro-humano debe tener. Si juega, él los respetará (siempre y cuando el juego sano) y por sobre todas las cosas les tendrá un afecto sumamente alto.

    Y no olvidemos la mejor parte, jugar con un perro es sumamente divertido y nos libera del estrés diario. Llegamos a casa cansados del trabajo pero al levantar una pelota y ver como comienzan a agitar sus colas y dar saltos, les puedo asegurar que ese cansancio será invadido por energía y alegría.

    Evitamos ataques terroristas

    Si bien el desarrollo es sumamente importante y aumentar el vínculo entre un perro y su amo también. La problemática de hoy en día es “mi perro atenta contra mi jardín, mi muebles, mi pared, mi casa, mi vida”. Esto tiene una sola explicación y es su perro se aburre. El paseo podría considerarse una forma de juego, por lo cual saquemos al perro, llevemos pelotas, mordilos, peluches.

    Tírense en el jardín y vean que pasa, les puedo asegurar que es un sentimiento sensacional. El perro juega la mayor parte de su vida y nosotros deberíamos aprender de ellos, deberíamos jugar por siempre. Lo bueno de un perro es que siempre intentará sacar ese niño que todos llevamos dentro.

    Les aseguro que si invierten tiempo jugando con su perro, este ya no atentará contra su casa, si no por el contrario se ganará un lugar sumamente especial en sus corazones y los llenaran de recuerdos alegres y de risas con lágrimas incluidas.

    En el próximo artículo les diré ¿Cómo debemos jugar? Estén atentos. ¡A jugar!

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: