Pequeños cambios que hacen la diferencia

  • Cambiá la palabra “Dieta” por “Estilo de vida saludable”

    Compartir:

     

    ¿Sabías que más del 90% de las personas que realizan una dieta con muchas restricciones y bajas en calorías vuelven a su peso anterior y hasta con un 30% más al año siguiente?
    Pero muchas de esas dietas las seguimos porque queremos bajar rápido de peso o porque vimos que a una amiga le funcionó.

    Te propongo dejar cambiar la palabra “dieta” y a cambiar tu mente. Proponete modificar hábitos, conocé tu cuerpo, aprendé a canalizar la ansiedad a través de otro canal que no sea la comida, identificá cuales son los alimentos o las situaciones disparadores que te hacen comer más.

    De esta forma no vas a pasar hambre, vas a seguir disfrutando de la comida, no tenés porque tener un menú diferente al resto;  cambiar los hábitos no provoca mal humor, ansiedad, depresión y por sobre todo los kilos perdidos no vuelven, si aprendiste a comer lo justo.

     

    -No cuentes las calorías…medí la porción

    Con pequeños cambios en el tamaño de tus porciones podés lograr grandes cambios en tu peso.

    Por ejemplo usá un plato de postre en vez del plato convencional, de esta forma te va a ser más más fácil ponerte límites.

    Acompañá este cambio con actividad física, 5 veces por semana por lo menos 30 minutos al día.

     

    -Ahorrá calorías

    A la hora de cocinar cambia 1 cucharada de aceite para cocinar por Spray antiadherente, rociá por 1 segundo el recipiente que utilices. Reemplaza las bebidas azucaradas como gaseosas o jugos de frutas por bebidas sin calorías. Muchas veces los jugos naturales pueden tener 300, 400 calorías y tomamos sin limitaciones por ser “naturales”.

     

    -¡Movete!

    La actividad física no programada como subir escaleras, estacionar varias cuadras antes el auto o bajarte paradas después del colectivo, levantarte a buscar papeles en tu oficina nos ayuda a gastar muchas calorías sin darnos cuenta. También existe un aparatito llamado cuenta pasos que va contando los pasos que hacemos día a día y la meta es llegar a los 10.000 para no considerarnos sedentarios, hoy en día hasta los teléfonos celulares cuentan con esta herramienta.

     

    -Comé frutas y vegetales

    La consigna es organizarte, si estás a mil durante el día y el momento de la cena es tu punto crítico,  dejá organizado para varios días en forma individual tus vegetales para tu ensalada en una bolsa hermética que venden en el supermercado, esto te va a facilitar la tarea y no vas a poder utilizar la excusa como que estás cansado/a y sin tiempo.

    Te corresponden 2 porciones de vegetales y 3 frutas al día para tener un peso sano y estar saludable.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: