¿Para qué desarrollar mi ser?

  • A diario veo a través de las redes sociales cómo las personas postean videos, frases, se promocionan seminarios y un montón de actividades más relacionadas con el desarrollo personal. Hace unos días, una persona se me acercó y preguntó: “¿Es realmente tan importante que trabaje mi ser? ¿Qué ventajas me da hacerlo?”

    Compartir:

     

     

    Comparto contigo mi respuesta:

    • Expande tu capacidad de acción: El coaching interpreta que los resultados que tenemos vienen de la forma de SER y de las acciones que realizamos. Ahora bien, las acciones se ven limitadas a la forma de ser que tengo y cómo veo las cosas. Por lo tanto, cuanto más desarrolle mi SER, ampliaré aún más mi capacidad de acción.
    • Genera más paz, seguridad y satisfacción: El TENER está basado en cosas externas a mí. Esto implica que cualquiera me las puede sacar, o bien, las puedo perder. Sin embargo, el SER soy yo mismo, radica en mi interior. Nadie puede acceder a él y modificarlo si yo no se lo permito. Esta probabilidad de perder lo que tengo puede generar constante preocupación y temor. Sin embargo, el estar conectado con mi SER hace que sienta paz, seguridad y satisfacción. Las pertenencias pasan a un segundo plano ya que sabemos que si perdemos algo, gracias a nuestra capacidad, lo podremos obtener nuevamente con facilidad.
    • Produce más coherencia: Si estamos enfocados a lo externo, perdemos la capacidad de escucharnos y observarnos. Y con ello, podemos caer en incoherencias constantes (digo una cosa/hago otra distinta). Al conectarnos con nosotros mismos, estamos más atentos a nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestros actos y podemos descubrir con rapidez nuestras incoherencias y corregirlas.
    • Nos conectamos con nuestro poder personal: Trabajar nuestro SER nos lleva a descubrir nuestra esencia. A través de ella, nos acercarnos a nuestro propósito de vida: aquello para lo cual vinimos al mundo y es nuestra misión o vocación. De esta forma, nos conectamos con todo aquello en lo que somos buenos y que está en nuestro ámbito de posibilidades o poder personal.
    • Mejoran nuestras relaciones: Al interesarnos más por entender nuestra forma peculiar de ser, también comenzamos a entender más la forma de ser de los demás. Esto nos lleva a comprender que somos únicos e irrepetibles y a aceptar que las diferencias siempre existirán y que necesitamos aprender a fluir con respecto a ellas.

    Estas son solo algunas de las ventajas. Irremediablemente, comenzamos a querernos más, a aceptarnos como los seres humanos que somos y a definir nuestras prioridades y metas de forma totalmente diferente.

     

    firma patricia nieto

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: