País conservador, Capital liberal

  • El concepto que se tiene de México es muy distinto a la realidad.

    Compartir:

    La capital, «el DF» : Una ciudad con polémicas leyes aprobadas.  

    Soy una mujer que acepta cualquier condición política, social, sexual, racial y espiritual. Creo en Dios, pero creo que los seres humanos somos iguales sin condiciones, y que nadie tiene el poder de juzgar a alguien por la opción de vida que esa persona decidió adoptar. Conozco a ateos, religiosos, heterosexuales, gays,  blancos, negros (o afroamericanos para los más sensibles), conservadores, liberales, capitalistas, comunistas; en fin, conozco a mucha gente a la que tengo muchísimo afecto y cariño incondicional dentro de cualquier “rotulo” que se pueda adjudicar. Pero nada de eso logró que, al oír una publicidad en una radio FM del DF en un taxi a las 4 de la tarde, pueda llamarme la atención y hasta incomodarme un poco:

     

    [Se oye el llanto de un bebé] “¿Todavía no es tu hora? En Clínicas X estamos para ayudarte, con los mejores profesionales que te brindarán seguridad y hasta asistencia psicológica. Clinicas X de interrupción legal del embarazo, con registro profesional nro. Xxxx…”

     

    Sí, me quedé callada y no sabía que pensar. En una emisora de música pop donde miles de chicas adolescentes dedican canciones estaban promocionando una clínica de aborto legal, o digo mejor, de Interrupción LEGAL del embarazo. Una opción personal y ahora, una opción que está amparada por ley y que brinda a las mujeres la seguridad de poder interrumpir un embarazo no deseado.

    El 24 de abril del 2007, la Asamblea General del Distrito Federal (ALDF) aprobó la reforma de ley que despenaliza el aborto hasta la semana doce de gestación, según la asamblea, la medida fue adoptada porque castigar con cárcel a las mujeres que realizaron una interrupción del embarazo no resuelve el problema en sí.

    Para el Gobierno del Distrito Federal, hay que promover políticas integrales favorables a la salud sexual, a los derechos reproductivos, así como la maternidad y la paternidad responsables. El DF insiste en que no hay que castigar a mujeres que no tuvieron la posibilidad de tener ni siquiera acceso a una educación sexual de calidad, y que al mismo tiempo exponen sus vidas al acudir a clínicas de aborto ilegales.

    ¿El resultado? A 5 años de la legalización, 77.524 mujeres se han practicado un aborto en las clínicas del DF, de las cuales el 23 % (17.830) eran residentes de otros Estados, pero hubo un crecimiento en porcentaje de las mujeres que utilizan un método anticonceptivo: 73%. Por otro lado, en el resto de los Estados hay  20 mujeres que enfrentan un proceso legal por practicarse un aborto y una indígena del Estado de Guerrero,  lleva seis años encarcelada por homidicio “en grado de parentesco” por un aborto espontáneo. Tremendo contraste.

     

    Matrimonio y adopción entre personas del mismo sexo

    El 21 de Diciembre de 2009, la ALDF aprobó el matrimonio de personas del mismo sexo. Al año siguiente, la adopción para estas parejas fue legal en la Ciudad de México y Coahuila.

    A 100 metros del tradicional Ángel de la Independencia, está la Zona Rosa (en realidad NO es llamada así por ser de mayoría LGBT) que es, como dicen los mismos carteles que adornan la colonia: “Zona de diversidad”. Hay muchas oficinas, y siempre me causa gracia ver las caras de algunos trabajadores que salen de los edificios y se encuentran con parejas del mismo sexo caminando de la mano y besándose. No dicen nada: Están en una zona libre y donde ellos son los “anormales” al querer juzgarlos.

    Y es que este país es en parte como el mío: Está bastante dividido en las opiniones con respecto a las aprobaciones de las leyes, y al estilo de vida liberal que está predominando en el Distrito Federal.

    México es un país netamente católico, es el país de la Virgen de Guadalupe, es el país donde muchos no entendían como me fui a vivir con un chico sin casarme. Es el país donde en el estado de Guanajuato está prohibido por ley besarse en público o usar minifalda (36 horas de cárcel) y es donde dos de cada tres mujeres sufrieron alguna agresión por parte de sus parejas.

    Entonces, ¿Porqué la capital refleja otra cara? Muchos dicen que es por intereses políticos (El Poder Ejecutivo es conservador, el Gobierno del DF es de izquierda), otros porque la Ciudad está llena de extranjeros que aportan esa visión liberal que el resto del país necesita.

    Sea como sea, son leyes que en Paraguay hoy en día se discuten en la mesa, pero ni son consideradas por nuestras autoridades.

    Me encantaría generar un debate y es por eso que te pregunto:

    ¿Estás a favor de las leyes al analizar este texto?

    Y como mujer, ¿Aceptás esa “opción individual” que plantean hoy muchas ciudades al aprobar leyes como la de la interrupción legal del embarazo?

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: