¿La cena nos engorda?

  •  No, en absoluto, lo que engorda es comer mal por las noches.

    Compartir:

    Mucha información es la que gira en torno a la cena, pero mucho de lo que escuchamos son mitos urbanos que vamos escuchando de boca en boca.

    Comencemos aclarando mientras dormimos nuestro metabolismo sigue funcionando para cumplir las funciones básicas (respirar, circulación de la sangre, bombeo del corazón etc.) apenas disminuye un 12 % en relación a cuando estamos despiertos. Nos enlentece mucho más dejar pasar demasiadas horas entre una comida y otra, alrededor de un 30 o 40 %.

    Lo de evitar carbohidratos de noche es un mito absoluto, ya que apenas una porción nos aporta 120 calorías, lo ideal es elegir aquellos de buena calidad como arroz integral, fideos de espinaca, papa con cáscara, batata etc. Y si es importantísimo agregar verduras en el plato ya sean crudas o cocidas. Al igual que una porción de proteínas (pollo, pescado, huevo) ya que estas aceleran el metabolismo y nos brindan saciedad.

    Muchas veces dejamos la cena como momento de premiarnos con la comida luego de un arduo día laboral y lejos de esto estamos cuando elegimos diariamente comprar comida rápida o prepararnos comidas poco saludables, y encima comer en grandes cantidades, el objetivo es disfrutar ese momento  ¿Un consejo? “Cada dos bocados apoyar el tenedor y el cuchillo a los lados del plato , y masticar despacio. Asi facilitaremos la saciedad y podremos tener un peso saludable”.

    Otro error muy común es hacer una merencena que consiste en café con leche con panificados o sándwiches. Lo ideal es realizar 4 comidas diarias y por las noches deben estar presentes en nuestro plato las proteínas.

    Debemos evitar llegar con hambre excesivo a la cena ya que de esa manera nos va a costar mucho más hacer elecciones inteligentes y vencidos por el cansancio indefectiblemente elegiremos lo que primero esté a nuestro alcance y que no precisamente es algo que nos conviene.

    Ejemplo de cenas saludables

    Pollo a la plancha (siempre sin piel, y que preferentemente sea pechuga, que tiene menos grasa), sin manteca ni aceite. Se lo puede acompañar con un colchón de verduras.

    Bife con 1 porción de choclo y ensalada fresca

    Revuelto de 2 huevos con zapallitos y zanahoria + ensalada

    Ensalada fría con fideos integrales, zanahoria, tomates cherry, zuchinis condimentada con mayonesa light

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: