Consejos de cuidado personal para jóvenes

  • Durante la adolescencia nuestros cuerpos experimentan toda una transformación, acompañada a menudo por cambios de humor y en nuestra propia piel.

    Compartir:

    ¿Te notas brillos en la piel de la cara? ¿Te salen espinillas y granos en la zona T? ¿O quizás sientes la piel de las mejillas seca e irritada? Para cuidar tu piel correctamente es necesario que conozcas bien qué tipo de piel tienes. Solo así podrás seleccionar los productos adecuados que mejor se adaptan a tus necesidades. Descubre cuál es tu tipo de piel.

    Foto: Nivea

    Tipo 1: piel mixta

    Es una combinación de piel normal y grasa en distintas zonas de la cara. En la zona T (frente, nariz y barbilla) aparecen más impurezas, los poros están más dilatados y la piel más grasa. Sin embargo, alrededor la piel es más suave y los poros están más cerrados. La zona de las mejillas a menudo está seca y tirante. Las BB creams son una buena opción ya que cubren ligeramente las impurezas a la vez que protegen la piel del sol gracias a su FP 10. Un consejo: la piel tiende a perder hidratación durante la jornada así que puedes aplicarte una crema de día muy hidratante. Si utilizas tiras limpiadoras purificantes  una vez a la semana, evitarás que aparezca acné en la zona T.

    Tipo 2: piel grasa

    Tu rostro tiene brillos, un color ligeramente pálido y los poros están abiertos. El acné y los puntos negros aparecen por toda tu frente, nariz, barbilla y mejillas, además de por la espalda y el escote. Las impurezas se deben a un exceso en la producción de sebo. Estos problemas en la piel son consecuencia de los cambios hormonales que ocurren durante la pubertad. Un consejo: ¡nunca te aprietes los granos! Si lo haces solo conseguirás que se inflamen y dejarás pequeñas cicatrices en la piel. Utiliza productos específicos para la piel con impurezas con fórmulas no-comedogénicas (que no ocasionan puntos negros) y propiedades antibacterianas, como por ejemplo todos los de la gama para pieles con impurezas. Puedes estar segura de que estos productos no obstruyen los poros de tu rostro. Y, lo que es más, te ayudarán a disimular las pequeñas impurezas cubriendo la piel con una ligera capa mate.

    Tipo 3: piel sensible

    Se trata de una piel suave y delicada, de poros cerrados y especialmente sensible a las condiciones ambientales y al estrés. Esta piel tiende a reaccionar con rojeces, sensación de tirantez o incluso con reacciones alérgicas. A menudo aparecen también escamas. En cambio, las impurezas como los granos no son muy frecuentes.
    Un consejo: es imprescindible mantener la piel bien hidratada. En este tipo de piel las glándulas sebáceas no logran crear una óptima barrera de protección natural de agentes hidratantes y aceites naturales.

    Tipo 4: piel normal

    Este tipo de piel es mate y raramente presenta brillos, ¡excepto quizás durante el ejercicio! De vez en cuando te sale algún granillo, pero entra dentro de lo normal teniendo en cuenta los cambios hormonales de la adolescencia. Las glándulas sebáceas funcionan a la perfección resultando en un equilibrio perfecto entre piel seca y grasa. Los poros están considerablemente cerrados. Para este tipo de piel puedes utilizar una *BB cream* con color, que no solo cubre las posibles imperfecciones sino que dota a tu piel de la hidratación necesaria.

    5 consejos para conseguir una piel libre de impurezas

    •  Limpia tu rostro de forma regular por las mañanas y por las noches. Durante el día puedes retirar el exceso de grasa con una toallita facial. De esta forma evitarás irritar la piel.
    • No te limpies la cara con agua caliente. El calor estimula las glándulas sebáceas y segregarán más grasa.
    • Si tienes impurezas, no hagas experimentos con la pasta de dientes y utiliza productos específicos que se pueden aplicar también en puntos concretos.
    • No te toques la cara. Así solo consigues irritar constantemente la piel y transmitir bacterias al cutis.
    • Haz ejercicio al aire libre. De este modo mejoras la circulación sanguínea en la piel aportando frescura a tu rostro.

    Fuente: Nivea

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: