Cómo manejarse en situaciones de mucho stress

  • Consejos para saber sobrellevar situaciones de mucha presión.

    Compartir:

     

    Hoy en día nos manejamos permanentemente en situaciones de stress. Como  desempeñarnos bajo mucha presión, esa es la cuestión. Espero que estos consejos de Fran Hauser te ayuden a sentirte mejor en esas situaciones.

    No dejes que te vean nervioso.

    Hay que tratar de no aparentar estar apabullada en momentos de mucho stress, aunque hayas metido la pata.  Delante de gente que no es muy importante  solemos experimentar un calor en las mejillas, pero después de un rato, nos damos cuenta que no fue el fin del mundo. Cuando esto nos pasa, hay que  prepararse  para enfrentar la situación otra vez  y tomarla como una oportunidad para demostrar cómo podemos recuperarnos con gracia. Si estás dando una presentación o una charla  y te sentís muy presionada, al punto  que perdiste toda apariencia de coherencia,  tomate una pausa por un momento, permítete respirar y reducÍ la velocidad con la que corren tus pensamientos. Invocá la calma que necesitas para  experimentar sentimientos genuinos de auto confianza.

    Asumí cuanto vales.

    Si vas a una entrevista de trabajo dudando de tus habilidades y cuestionando si mereces la posición en comparación con otros candidatos,  le transmitís  la falta de confianza al entrevistador. Tratá de no enfocarte  en lo que no tenés y recordate a vos misma tus logros, habilidades, y todas las razones  por las que podes hacer este trabajo. Cuanto más te involucras con tu lado positivo, más se va a percibir lo que  vales. Esta seguridad en vos misma también te prepara para  recuperarte  de cualquier decepción que se te presente, y la resilencia a su vez, aumenta tus posibilidades de tener éxito a largo plazo.

    No importa lo insignificante que parezca, la práctica hace al maestro

    Cuanto más te prepares para una situación bajo mucho stress, mejor te ira. Escribiendo de ante mano las posibles preguntas que te pueden hacer en una  entrevista de trabajo, pidiéndole a  un compañero  de trabajo que te escuche mientras prácticas una presentación , o investigar para mejorar tu conocimiento sobre determinados temas, son invaluables esfuerzos de capacitación. Cuanto más preparada te sientas más confianza vas a tener  para el evento.

    Recargate.

    Comer bien y descansar el cuerpo es  muy importante  aunque no seas un atleta  profesional. Cuidarse a uno mismo es esencial para mantener una mente aguda y te ayuda a prepararte para el momento en el que  el frenesí de  la oficina te agote. Es más útil hacer pequeños cambios de estilo de vida en lugar de cambios radicales que son naturalmente más difíciles de mantener. Los cambios de hábitos simples pueden energizarte y aumentar tu capacidad para hacer frente a cualquier desafío que amenacen  a destrozarte  los nervios.

    Canaliza la adrenalina

    Cuando hay cosas importantes que  se basan en una gran competencia, la adrenalina siempre es alta por lo que sentirse nervioso y de mal humor es casi inevitable,  tener  calma y estar en  control  es necesario para  funcionar al máximo. La clave está en la percepción y la visión positiva de la adrenalina, tomarla como un impulso en lugar de un obstáculo. Canalizá  las explosiones adicionales de energía para impulsarte hacia adelante en lugar de que te hagan sacar de tu postura.

    Nota curada

    Fuente: Fran Hauser para Levo

     

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: