Castigos… ¿Ejemplares?

  • Esta niña es el ejemplo de una estadística alarmante, que sufren de maltrato físico o psicológico por parte de sus padres o terceras personas.

    Compartir:

    El concepto de mamá que yo tengo es de una mujer tranquila, cariñosa, segura, que ama incondicionalmente, que corrige cuando es necesario, esa que antes de un golpe prefiere una conversación. Esa mamá que te malcría con tu comida favorita, o que te deja dormir con tu mascota cuando tuviste una buena acción. Esa que prioriza tu salud y educación antes que todo. Sé que con este concepto me quedo corta.

    Cuando vi el vídeo de una niña de siete años brutalmente agredida, en mi muro de perfil en Facebook con la frase “hagan algo por favor”, me quedé helada. Fueron los tres minutos más largos de mi vida al observar con impotencia semejante brutalidad. Dije: ¿dónde es esto? Esta mujer no merece el título de madre. Más tarde averigüé y me dijeron que los padres ya estaban imputados. Automáticamente decidí borrarlo de mi perfil.

    Cuando todos hablaban del tema y divulgaban el nombre de la mamá, me puse en la piel de esa criatura. Supuestamente el vídeo ya tiene un año. Eso habla de que esta criatura tiene ocho años actualmente y va a la escuela. No me quiero imaginar lo que ya habrá sufrido a su corta edad, porque esto es solo una parte de lo que nosotros pudimos conocer. Tratar de salvaguardar su identidad y contenerla debería ser la consigna.

    Su “único pecado” fue romper un frasco de gel de su hermano mayor (el adolescente de 13 años que grabó el video y se encargó de subirlo a la web). Él es la tercera persona en cuestión.

    Me asusté más cuando leí que la mujer es una docente de Pedro Juan Caballero, es preocupante  ver que a su propia hija la maltrata de esta forma. ¿Que sería con niños extraños?

    La madre está con prisión preventiva y el padre en calidad de cómplice, el hermano tampoco quedaría libre de algún castigo por parte de la justicia. Mientras que la pequeña quedó a cargo de una tía.

    Esta niña es el ejemplo de una estadística alarmante: seis de cada diez niños sufren de maltrato físico o psicológico por parte de sus padres o de alguna otra persona que está a cargo de ellos en nuestro país, según la Secretaria de la Niñez y la Adolescencia.

    Me pregunto: ¿cuántos niños estarán en la misma situación de esta pequeña, sumidos en el silencio de los golpes y ese grito que no obedece a otra acción que no sea la del miedo?

    Ojalá que aquellos padres que tienen estas reacciones piensen dos veces antes de actuar de esta manera. La educación nunca será sinónimo de maltrato. Quiero volver al primer párrafo y quedarme con el concepto de esa mamá, y con el deseo que esta niña encuentre en algún familiar esos calificativos.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: