Parto en casa

  • Viejas costumbres y nuevas tendencias en el mundo.

    Compartir:

     

    Tener el hijo en la casa ha sido durante mucho tiempo en Paraguay no «una opción», sino una obligación debido a la falta de acceso al Sistema Público de Salud. Sin embargo, en Europa y otros países, actualmente es una tendencia a la que muchas madres recurren.

    Este año,  se celebra en España el 25 aniversario de la Asociación Nacer en Casa. Esta asociación, surgida a principios de 1988, reúne al 90% de las profesionales que asisten nacimientos domiciliarios en España, en su mayoría matronas, puesto que legalmente en el país ibérico, compete a las comadronas el seguimiento del embarazo, el parto y puerperio de bajo riesgo.

    De acuerdo a la experiencia y a numerosos estudios científicos, según relata la Matrona española Paloma Peñas Cuesta al periódico Diagonal, los partos asistidos al interior de los hogares familiares son igual de seguros que los atendidos en cualquier hospital.

    La diferencia estadística a favor del parto en casa reside en temas tales como  participación, autonomía, satisfacción y protagonismo.

    La asociación Nacer en Casa reconoce que a lo largo de estos 25 años algunas cosas han cambiado en la atención hospitalaria al parto en España. Así, se ha logrado destacar la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia, promovida desde 1992 por la UNICEF. En 2007 por fin se creó una Estrategia del Parto Normal, por  el Ministerio de sanidad, con el fin de humanizar los nacimientos, estrategia que contó con el apoyo de organizaciones de mujeres y de profesionales de la salud.

    Con estas y otras iniciativas se logró implementar protocolos más respetuosos en hospitales y atender de acuerdo a la fisiología y los deseos de las mujeres. De todos modos esto no se ha generalizado en España: se abusa cotidianamente de prácticas como la episiotomía –incisión quirúrgica en la vulva para “facilitar” la salida del feto– o la rotura de la bolsa, la separación de madre y bebé tras el parto, el uso masivo  de oxitocina para acelerar los procesos, cesáreas, etc.

    Una dificultad en el crecimiento del parto en casa consiste en que no forma parte de la oferta de salud pública. Pese a que  numerosos estudios avalan la asistencia en domicilio y en muchos países de Europa forma parte del abanico de posibilidades que ofrecen los Servicios Nacionales de Salud, en España no se contempla. Si formase parte de esa oferta pública, el nacimiento en casa podría ser gratuito y universal.

    En Paraguay, tampoco  se contempla en el Sistema Público de Salud ni en las ofertas privadas de servicios de salud, la oferta de parir en casa. Es decir, que el doctor venga hasta la casa a acompañar el trabajo de parto. Sin embargo, todavía hay quienes recurren a las llamadas «parteras» en el campo.

    Más info en: http://nacerencasa.jimdo.com/

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: