Oxigenoterapia para rejuvenecer la piel

  • Un nuevo tratamiento de belleza disponible en nuestro país.

    Compartir:

     

    Por Patricia Luján Arévalos

     

    Manchas en el rostro, huellas del sol y de la edad en la piel, marcas de cansancio alrededor de los ojos y la sequedad del estrés en las mejillas. Muchos son los problemas que nuestra piel va acumulando con el correr de los años, que se agravan cuando los ignoramos y no tomamos el cuidado necesario.

    Entre los nuevos tratamientos que cada tanto salen al mercado, encontramos en la Oxygenesis uno no invasivo ni agresivo que alivia inmediatamente los problemas mencionados y que, además, deja al cliente con una agradable sensación de bienestar.

    La piel va perdiendo oxígeno con el paso del tiempo y esto da paso a la flacidez, arrugas y se pierde elasticidad. La Oxygenesis no es un tratamiento doloroso, por el contrario, es muy placentero. Lo que hace es revitalizar la piel desde adentro con una inyección de oxígeno puro, según nos explica Sylvia Ruoti, de PowerForm.

    Uno de los elementos que agravan la situación de la piel es la alta contaminación del aire al que nos exponemos todos los días. La baja calidad del oxígeno colabora con la desnutrición de la piel y con su rápido desgaste.

    ¿Cómo funciona?

    Antes de empezar el tratamiento propiamente dicho, se debe preparar la piel para recibir los nutrientes. Primero, se hace una exfoliación con microdermoabrasión con punta de diamantes que elimina las células muertas de la piel para prepararla. Una vez que la piel está lista, se realiza la aplicación de un activo, un producto especial de acuerdo a las necesidades de cada piel. “Por ejemplo, en el caso de las pieles deshidratadas, se aplica un producto diseñado para ese tipo de pieles, o si se trata de una piel flácida, se aplica ácido hialurónico y otros elementos que ayuden a la piel a recuperar su elasticidad”, explica Sylvia Ruoti.

    Entonces, se hace la inyección de oxígeno por medio de una manguera pequeña aplicada al rostro, haciendo que los activos penetren en las células. Sobre todo, es la piel dañada por el sol la que más se beneficia con la Oxygenesis, porque la aplicación del oxígeno permite unificar y normalizar el tono de la piel, tanto del rostro como del cuello y escote, a la vez que va cerrando los antiestéticos poros abiertos. La aplicación de este tratamiento reactiva las defensas naturales de la piel, aparte de embellecerla.

    El tratamiento se termina con oxigenoterapia, una sesión corta de inhalación de oxígeno aromatizado. Esta terapia dura alrededor de 15 a 20 minutos, durante los cuales se reduce el estrés y se aumentan las defensas del organismo. Al mismo tiempo, ayuda a desintoxicar el cuerpo y a reactivar la circulación sanguínea.

    Esta sesión de inhalación de oxígeno es muy beneficiosa no solamente para el aspecto de la piel, sino también para aumentar la sensación de bienestar general del cuerpo. Se podría considerar como una versión de los famosos “bares de oxígeno” que se encuentran alrededor del mundo y de los que personalidades como Madonna se han vuelto fanáticas.

    Beneficios

    La Oxygenesis incrementa la producción de colágeno. A medida que avanzan las sesiones, la piel recupera elasticidad, humedad y, como te contábamos, se van cerrando los poros, principalmente los de la zona T del rostro y los del mentón. Las manchas superficiales van desapareciendo desde la primera sesión. “Principalmente, te saca la cara de cansada porque elimina las ojeras y las bolsitas”, acota Sylvia Ruoti.

    La Oxygenesis antiaging está indicada a partir de los 30 años porque es un tratamiento preventivo, pero los adolescentes pueden tratar el acné gracias al activo especialmente pensado para ese propósito, que oxida las bacterias de la afección cutánea. Los síntomas de la rosácea y las consecuencias estéticas del herpes también pueden ser tratados con la Oxygenesis como parte de un proceso dermatológico diseñado por un profesional.

    Los activos utilizados en PowerForm están hechos con los componentes que la piel tiene que recibir y se preparan en Paraguay bajo las normas internacionales. El tratamiento se realiza en el rostro, el cuello y el escote, en sesiones que duran de 60 a 75 minutos.

    Se recomienda realizar, el primer mes, una sesión por semana. Luego, se sugiere que la frecuencia sea de 15 días. En total, y dependiendo de cada caso, lo usual es realizar de 8 a 10 sesiones para observar mayores resultados.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: