Los implantes de senos aumentan la femineidad y autoestima

  • Sin duda una de las prácticas quirúrgicas más recurrentes de la medicina plástica son los implantes
    de senos (mamoplastias), cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XX. Según el Dr. Derliz
    Mussi, cirujano plástico, aunque generan cierta polémica social, poseen grandes beneficios para el autoestima de
    las mujeres.

    Compartir:

    Frecuentemente las pacientes manifiestan disconformidad con su aspecto físico, particularmente con sus mamas, y desean realizarse un cambio. “Uno de los obstáculos más frecuentes que afrontan las pacientes que desean realizarse una mamoplastia son los tabúes sociales. Hoy existen evidencias empíricas demuestran los beneficios de esta práctica que no debería resultar culposa”, señala Mussi.

    Foto: Pinterest

    “Inconvenientes con cierto tipo de vestimenta, como trajes de baño, influyen en el autoestima de muchas mujeres e impacta en su relacionamiento con los demás. Son frecuentes además patologías como la hipoplasia mamaria (senos pequeños) y malformaciones congénitas. La sociedad debería abrirse a la posibilidad de materializar el sueño de un mejor aspecto físico sin culpabilidad”, recalca.

    Existen varias técnicas exitosas que se vienen desarrollando desde la segunda mitad del siglo
    pasado. Gracias a la variedad de procedimientos y tipos de prótesis con los que se cuenta en la
    actualidad, las pacientes y su cirujano pueden decidir cuáles son los más adecuados para sus
    necesidades.

    La calidad de los resultados de una intervención con un profesional calificado está prácticamente garantizada. Por ejemplo, está sobradamente demostrado que los implantes no interfieren en la lactancia e inclusive ayudan a la detección precoz de cuadros clínicos como el cáncer de mama.

    Los implantes pueden introducirse por vía submamaria, a través de una incisión situada en el pliegue submamario; por vía areolar, donde la incisión se sitúa en el límite del complejo areola-pezón; y la prótesis vía axilar se introduce por una incisión situada en el fondo de la cúpula axilar.

    Existen además diferentes planos en los que se pueden colocar los implantes. El subglandular, el área que se encuentra debajo del músculo pectoral mayor; el subpectoral, entre el músculo pectoral mayor y el plano costal; el plano subfascial, entre la aponeurosis y el músculo pectoral; y finalmente el plano Dual, donde el implante queda cubierta por el músculo y la glándula.

    Durabilidad

    Los implantes han evolucionado de gran manera en los últimos tiempos, mejorando también su durabilidad. Hoy en día están hechos de gel cohesivo, y las casas comerciales garantizan estas prótesis para toda la vida. Los implantes mamarios se deben cambiar sólo cuando están desgastados o se rompen, para ello es importantísimo que la paciente haga un seguimiento anual senológico.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: