La belleza y su relación con la prosperidad

  • Se ha comprobado que los niños bellos reciben mayores demostraciones de afecto, que aquellos que no son tan lindos. Esa atención extra produce estímulos neuronales que desarrollan más al bebé.

    Compartir:

     

    La Belleza Paga se títula el libro sobre la relación entre la belleza y la prosperidad que el Dr. Derliz Mussi, Médico cirujano por la Universidad Nacional de Asunción (RP 7634), especializado en Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva en la Clínica Planás de Barcelona, España, cita al momento de explicar que, en la prehistoria los hijos más bellos lograban mayor atención de sus padres porque se los consideraban más saludables. En la actualidad, los beneficios se evidencian con mayor facilidad al momento de conseguir empleo y/o pareja.

    “Se ha comprobado que los niños bellos reciben mayores demostraciones de afecto, que aquellos que no son tan lindos. Esa atención extra produce estímulos neuronales que desarrollan más al bebé. En el colegio son los más populares, consiguen mayor afinidad con la gente y logran mejores relaciones sociales”, indica el cirujano plástico.

    Retrotrayéndonos a la prehistoria, “los niños más lindos también recibían más atención”, aclara. “Como el hombre no tenía muchas opciones de sobrevivir, prestaban especial cuidado al hijo más bello porque aparentemente tenía mejor salud y mayores probabilidades de un buen futuro. La percepción era que sería más fértil y tendría mayor inmunidad a las enfermedades”.

    Mussi afirma que está demostrado que el concepto de belleza es un instinto. “La belleza ayudó al hombre a sobrevivir y quedó arraigada en nuestro cerebro (…) inconscientemente estuvimos buscando siempre los mejores genes para que la humanidad avance”. Esa es la explicación por la que los hombres se sienten más atraídos por mujeres curvilíneas; son más propensas a la buena reproducción por el equilibrio entre los estrógenos y la progesterona.

    Según el Dr. Derliz Mussi, el concepto de belleza se mantiene y no cambia con el tiempo; lo que cambia es la moda. Anteriormente, moda era tener mayor peso, las mujeres con esta característica eran más atractivas porque significaba que tenían mayor poder adquisitivo en tiempos de crisis. Hoy, sin embargo, las mujeres delgadas son quienes tienen más tiempo y dinero para invertir en su cuidado personal, lo cual resulta más atractivo.

    Así mismo, en la vida laboral, la belleza es la principal carta de presentación. “Al ver a una persona bella y cuidada, uno piensa que tiene más probabilidades de éxito, que es más activa, que hace deportes y se cuida, sobre todo que goza de buena salud. Ningún jefe quiere en su empresa un empleado que constantemente se enferme, o que sencillamente no se vea saludable…”.

    El especialista finaliza apuntando que la belleza es una herramienta de prosperidad: “La cirugía plástica estética nació por la necesidad que tiene el ser humano de demostrar que nos vemos bien. Puede no sonar justo, pero la humanidad se comporta así desde hace millones de años”. Esto se condice con el Dr. Hamermesh, quien en La belleza y el mercado de trabajo[2] evidenció que la gente poco atractiva gana en promedio entre un 5% a un 10% menos.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: