Tatiana Gabaglio: “Lo imposible sólo existe en la mente”

  • El 1 de agosto del 2004, ella era apenas una niña. El incendio de un supermercado cambió su vida para siempre. Ahora es brigadista en la Tercera Compañía de los Bomberos Voluntarios del Paraguay.

    Compartir:

     Por Fátima E. Rodríguez / farodriguez@sd.com.py

    Tiene 17 años y la mirada profunda. Tatiana Judith Gabaglio Rodríguez,» Tati», como la llaman sus amigas, es la coordinadora ejecutiva de la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (FENAES). Practica el jiu-jitsu, la lucha libre, el basquet y quiere ser bombera voluntaria. Cursa el último año de la secundaria y en las redes sociales opina sobre política y la realidad nacional.

    «¿Qué te pasó en la pierna, Tati?», le preguntan los niños de la Colonia Bomberil de Vacaciones donde Tati ayuda como brigadista de los Bomberos Voluntarios de la Tercera Compañía.   Tati contesta sonriendo: “tengo una prótesis”. “Yo les digo que tengo una prótesis y me preguntan otra vez qué es una prótesis; así son los niños, me llenan de preguntas”, explica.  La historia de la prótesis marca la historia del Paraguay y en especial  a unas 400 familias: la tragedia del Ycuá Bolaños.

    Tatiana no se priva de realizar todas las cosas que le gusta.

    Tatiana no se priva de realizar todas las cosas que le gusta.

    – ¿Qué pasó ese 1 de agosto?

    -Yo fui de compras el 1 de agosto con mi vecina y con su hija. Lamentablemente, mi vecina falleció. Su hija sobrevivió, igual que yo.  Una parte del techo se desplomó sobre mi pierna, por lo que a los siete días, tuvieron que amputarme la pierna, a causa de las quemaduras muy graves y la infección que había tenido.

    Yo digo siempre que la tragedia del Ycuá Bolaños dio un giro de 360 grados a mi vida. Que la lucha del Ycuá Bolaños me hizo crecer como persona. La gente que encontré dentro del grupo, el afecto, el cariño de la gente, hizo que cambie mi manera de pensar, de ver el mundo.

    Después de la tragedia, sentía ganas de morir, de dejar todo de lado;  pero me di cuenta que solamente había perdido una pierna, que no había perdido la vida y que el de arriba me dio esa oportunidad de seguir con la gente que amo, de seguir con las cosas que me gustan, por más que sean de mucha dificultad para mí, intento como sea . Como siempre digo, lo imposible sólo existe en la mente. En la vida, todo se puede. No hay mayor discapacidad que el no intentar hacer lo que te gusta.

    -¿Cuáles son las mayores dificultades? Es admirable que hagas todas las cosas que hacés, pero… ¿cómo sobrellevás físicamente?

    -Justamente, en estos días venía del entrenamiento  de jiu-jitsu y empecé  a sentir dolores que jamás conocí, que jamás pensé que iba  a sentir.  Como la prótesis debe ser ajustada, los cambios deben ser constantes. Hoy dije: ¡voy a  tirar la toalla!. Lo pensé. Pero después dije: de qué me sirve tirar la toalla si puedo sacar la frente y puedo seguir adelante, por más que tenga ese dolor. Sin dolor es imposible hacer las cosas. Toda meta que queramos alcanzar requiere dolor, requiere sacrificio, así como alegría. Entonces, por más dolor que exista físicamente, por dentro,  una sabe que puede dar todavía.

    -¿Qué carrera te interesaría estudiar?

    -Actualmente curso el tercer año de la media, y mi meta principal para el próximo año es seguir  la carrera de criminalística y psicología forense en la Universidad Nacional.

    -¿Qué función tenés en el Cuerpo de Bomberos?

    -Ingresé  en febrero del 2013 como pre- brigadista, que viene a ser como un eslabón más para ser bombero. Este año juro como brigadista y el próximo año ya estaré como aspirante en la academia. Mi rol principal es venir a aprender. El lema es : “Con abnegación, valor y disciplina, estamos al servicio de los demás”. Ayudamos a todos y aquí somos todos por igual.

    -¿Cómo fue para que te interesaras en la labor de los bomberos?

    -Mi historia con el Ycuá Bolaños,  aparte de marcarme, me dio como motivación. Como me había salvado la vida  un bombero de la policía, yo dije: quiero hacer eso. Siempre tuve como ejemplo y modelo de vida a la gente que tanto me ayudó. Entonces dije: quiero ser bombero, pero no me van a aceptar con esta prótesis. Me presenté el primer día  y mi primera impresión fue esta: ¡no voy a ingresar! hasta que ingresé y estoy hace más de siete meses en este lugar y feliz. Feliz porque sé que puedo cumplir mi meta, a pesar de la prótesis.

    -¿Cómo es el tema de la prótesis y los dolores?

    -Cuando era más pequeña, la prótesis tenía que haber cambiado cada dos años aproximadamente, de acuerdo al crecimiento. Pero ahora, de pronto, entre jugar básquet, hacer ejercicios, moverme mucho, voy creciendo, la prótesis se va gastando y la media también. Entonces, tengo que hacer un cambio brusco cada 4 meses o cada 6 meses. Justamente a causa de no haberme cambiado a tiempo, ahora sufro la consecuencia de tener la columna desviada y unos dolores de hueso impresionantes.

    -¿Qué se necesita para cambiar la prótesis?

    -Acá en Paraguay nos piden G. 30 a 35 millones. Nosotros, con mi familia,  siempre recurrimos a la solidaridad de la gente que pueda ayudarnos, que pueda darnos una mano, porque en nuestras posibilidades no está.

    Por más que hayan dicho “los del Ycuá Bolaños ya cobraron, ya tienen toda la plata”, creo que uno de los casos muy especiales del Ycuá es el mío, que de por vida tengo que cambiar la prótesis, que no es solamente hasta que yo deje de crecer.

    -¿Cómo pueden ayudarte las personas que lean tu historia?

    -Tenemos una cuenta bancaria en el Banco Familiar.Número 13_806037. También pueden llamarme al teléfono 0595-983 213 607 o contactar conmigo en el Facebook.

     

    Querida. Tatiana es ejemplo de vida para muchas. Imagen: Facebook.com

    Tatiana es ejemplo de vida para muchas.  Imagen: Facebook.com

    La entrevista transcurre en el Parque Carlos Antonio López. A ratos, parece que Tatiana tiene el dolor atravesado en la garganta. A ratos, sus ojos parecen llenarse de alegría, y que sus pupilas ríen.

    -¿Tenés novio?

    -No.

    -¿Por qué?

    -Porque primero está el estudio, segundo el estudio, tercero el estudio, cuarto el estudio, quinto la carrera, sexto el estudio.

    -¿Cómo es tu vida normalmente?

    -Digamos que soy una persona anormal; es decir, soy una persona igual a las demás, no me considero alguien diferente por usar una prótesis. Aunque a veces me da una envidia sana y me muero por hacer lo mismo que otras personas, por hacer cosas que no me salen, pero hay que intentar. Digo anormal, porque tengo muchísimas actividades, pero no soy de salir a fiestas.

    Dejé de jugar básquet por el tema de la prótesis, yo sé que puedo jugar pero si doy un mal movimiento y si doy más de lo que puedo, puedo ir a parar en el hospital. Entonces, por precaución estoy dejando. Básquet practicaba  en el colegio y este año me pidieron que practique por el Club Cristo Rey.

    -¿También estás entrenando otra cosa?

    -Estoy entrenando MMA, que es lucha libre. Le veo como una motivación para desquitarme y esas cosas.

    Foto publicada por Tatiana en el Facebook el primer día de su entrenamiento de Jiu-jitsu

    Imagen publicada por Tatiana en el Facebook el primer día de su entrenamiento de Jiu-jitsu

    -¿Cómo te toca el tema de la Justicia con Paiva, el dueño del supermercado, quien supuestamente mandó cerrar las puertas cuando sucedió el incendio?

    -Me toca muy hondo. Yo odio la injusticia, no solamente la injusticia cometida contra las víctimas del Ycuá Bolaños, sino también con otras personas. Yo creo que la gente encargada de la justicia en este país, debe tomar realmente en serio su profesión y el sueldo que se les paga. No debieran estar sentado al santo botón en una silla de oro todo el día, mirando cómo sufre el ciudadano.

     

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: