Penelope Cruz nominada a mejor actriz por la pelicula “Ma ma”

  •   Un hijo, la llegada de un amor inesperado, la música o la fe pueden convertirse en los ingredientes principales para sobrellevar con fuerza una enfermedad. En la película “ma ma”, Penélope Cruz se sumerge en el personaje de Magda, una mujer con cáncer de mama que teñirá su vida de tonos claroscuros tras el […]

    Compartir:

     

    Un hijo, la llegada de un amor inesperado, la música o la fe pueden convertirse en los ingredientes principales para sobrellevar con fuerza una enfermedad. En la película “ma ma”, Penélope Cruz se sumerge en el personaje de Magda, una mujer con cáncer de mama que teñirá su vida de tonos claroscuros tras el diagnóstico. Valentía, optimismo y lucha continua desbordan en escenas llenas de vitalidad frente a los momentos más complicados

    La actriz española encarna a “Magda”, un personaje cargado de fortaleza y vitalidad del que continuamente se contemplan los latidos de su corazón. Unos latidos que varían su frecuencia e intensidad conforme a las emociones que experimenta.

    Magda se arma de valentía y le planta cara a “ese bicho”, al cáncer de mama, que asfixia esos latidos y que pretende arrebatarle su vida y la unión tan fuerte que tiene con su hijo.

    La historia de Magda

    Si nos sumergimos en el propio largometraje podemos recuperar una imagen clave sobre este último aspecto: Magda acude al ginecólogo porque se ha detectado mediante una exploración física un bulto sospechoso en uno de sus pechos.

    Este es uno de los síntomas más claros por los que una mujer acude a consulta. No obstante, también se recogen otros indicios como el dolor, cambio de tamaño o alteraciones en la piel de la mama, así como anomalías en los pezones o la aparición de nódulos en las axilas.

    ¿Por qué no acudir al ginecólogo cuanto antes al detectarse alguno de estos síntomas? Además, se puede sumar otro indicador externo ante el que no debemos bajar la guardia: “Mi madre murió de cáncer cuando yo sólo tenía 4 años”, dice Magda a Julián, su ginecólogo. -¡No descuiden los antecedentes familiares!-

    El facultativo prefiere no activar ninguna alarma hasta que reciba los resultados de las pruebas a Magda. Es más, le da un dato muy esperanzador: “En el 70% de los casos, este cáncer se cura”. Y es que los índices de supervivencia han aumentado mucho en los últimos años.

    En el momento en que las pruebas confirman la presencia del tumor, la vida de la paciente cambia radicalmente.

    A pesar de la mala noticia, Magda, decide optar por la visión optimista.

    La propia Penélope Cruz define a Efe, en declaraciones efectuadas con motivo del estreno de esta película, su personaje de la siguiente manera: “Ella ve que hay un agujero muy oscuro que se la quiere llevar y lucha con todas sus fuerzas para que no sea así. Sabiendo que eso está ahí, pone la atención en lo contrario, en la luz y la vida”.

    A partir de aquí la película destaca por la alternancia de luces y sombras. No todo son momentos amargos y dramáticos, también están presentes las imágenes alegres y vitalistas.

    Incluso, los movimientos de cámara son capaces de reflejar esos momentos en los que la vida se balancea. ¿Quién no ha sentido así su vida en alguna ocasión?

    Magda tiene que someterse a la operación de los dos carcinomas que le han detectado y para ello tendrá que perder completamente uno de sus pechos y previamente a la operación recibirá sesiones de quimioterapia.

    La extirpación de la mama suele ocasionar graves consecuencias psicológicas para la paciente por lo que la cirugía plástica y estética ha dado ya pasos de gigante para rebajar los efectos de este problema. Sólo un 30% de las mujeres afectadas opta por la reconstrucción.

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: