Created by potrace 1.14, written by Peter Selinger 2001-2017

Ortorexia: La enfermedad que afecta a las famosas

  • Conocé la enfermedad que está de moda, afectando a las personas famosas y a las que quieran serlo.

    Compartir:

    Este trastorno fue definido en el año 2000 por Steven Bratman. Es un término que procede del griego (ortho, justo, recto, y orexia, apetencia), así que ortorexia vendría a significar “apetito correcto”, aunque hoy en día es conocido como  un trastorno que consiste en la obsesión por la comida sana.

    Aunque la ortorexia no ha sido reconocida oficialmente en los manuales terapéuticos de trastornos mentales, los escasos estudios en torno a ella sí parecen confirmar que detrás de la obsesión por un menú escrupulosamente limpio subyace con frecuencia un trastorno psíquico, publica el portal Alimmenta.

    Cuando te preocupas mucho por la comida sana eso te lleva a consumir exclusivamente alimentos procedentes de la agricultura ecológica, es decir, que estén libres de componentes transgénicos, sustancias artificiales, pesticidas o herbicidas, además de aquellas sustancias que hayan sufrido alguna clase de “condena o superstición”. Esta práctica puede conducir muchas veces a que se supriman la carne, la grasa y algunos grupos de alimentos que, en ocasiones, no se reemplazan correctamente por otros que puedan aportarle los mismos complementos nutricionales.

    Cómo diagnosticar la ortorexia

    Aunque todavía no están lo suficientemente contrastados, existen algunos criterios diagnósticos para la ortorexia, que según Bratman serían:

    • Dedicar más de 3 horas al día a pensar en su dieta sana.
    • Preocuparse más por la calidad de los alimentos, que del placer de consumirlos.
    • Disminución de su calidad de vida, conforme disminuye la calidad de su alimentación.
    • Sentimientos de culpabilidad cuando no cumple con sus convicciones dietéticas.
    • Planificación excesiva de lo que comerá al día siguiente.
    • Aislamiento social provocado por su tipo de alimentación.

    La respuesta afirmativa a estas y otras cuestiones similares permitirían, según Bratman, diagnosticar ortorexia nerviosa y sus grados. También se consideran síntomas algunas conductas relacionadas con la forma de preparación (verduras siempre cortadas de determinada manera) y con los materiales utilizados (sólo cerámica, sólo madera, etc.), ya que también forman parte de los rituales obsesivos.

    En definitiva, la vida cotidiana se ve afectada, ya que lo que empezó como un hábito alimentario, deriva casi en una “religión” donde la mínima trasgresión equivale al pecado.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios