Mujeres: ¿Más pobres?

  • En Paraguay, uno de cada tres hogares es administrado por una mujer sola

    Compartir:

     

    En nuestro país, la jefatura de la mujer en la casa asciende localmente al 31%. No contar con apoyo dificulta la salida de la pobreza. Mundialmente, la pobreza y el desempleo están ligados mayormente al ámbito femenino, dice un informe del Diario Última Hora. El  11% es el nivel de desempleo entre mujeres; muy superior al 7,5% de los hombres; además, ganan menos.  21% alcanza el nivel de subocupación del género femenino en Paraguay, superior al 19% entre los hombres.

     

    Las estadísticas a nivel mundial y en el plano local develan que la pobreza y el desempleo están ligados en mayor medida con la mujer, recrudeciéndose en el caso de las jefas de hogar y madres solteras.

    El deber de sostener un hogar sin la colaboración de otra persona (cónyuge o padre de los hijos) no permite a muchas de ellas a acceder a un empleo mejor o seguir estudiando para así aspirar a mejores cargos laborales, y por ende mejores ingresos.

    La feminización de la pobreza tiene mucho que ver con los hogares de jefatura femenina. Aunque este proceso de pauperización por género tenga lugar también en hogares completos (con presencia del hombre), su mayor proporción se da cuando la mujer hace frente sola a los desafíos de todos los que viven en ese hogar, señala el economista Ricardo Rodríguez Silvero.

    Trabajar afuera y en casa

    En Paraguay, la jefatura de la mujer en la casa asciende al 31%, es decir, que casi uno de cada tres hogares es administrado por una mujer sola; economía, educación, escolaridad de los hijos, limpieza del hogar, cocina, atención de los abuelos, son solo algunas de las responsabilidades que debe manejar, dice Rodríguez Silvero.

    Según los últimos datos de la Dirección de Encuestas, Estadística y Censos, el desempleo en las mujeres llega al 11%; mientras que entre los hombres alcanza 7,5%. En cuanto a la subocupación, también es superior en el género femenino situándose en 21% y para el masculino en 19%. De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo, la brecha entre el salario de un hombre y una mujer, en Paraguay, subió de 4% a 7%.

    Los hijos
    «Cuando una mujer trae al mundo a un hijo, sea cual fuere su condición, es una bendición. No obstante, muchas veces se encuentran en situaciones más complicadas que otras como por ejemplo la ausencia del cónyuge, lo cual obliga a ser valientes y afrontar los desafíos propios del contexto», manifiesta la economista y asesora financiera Rossana Vega, de Cadiem.

    El escenario en muchas pocas veces se vuelve traslúcido, sin saldo en la cuenta bancaria, sin ahorros o inversiones que sirvan de colchón financiero, sin plan para pagar las deudas del mes, sin una brújula, donde una parte de esas mujeres está aterrorizada y otra parte decide pararse, levantar la cabeza y considerar esa situación como una oportunidad, agrega.

    Desigualdad social

    La jefatura de la mujer en la casa asciende localmente al 31%. No contar con apoyo dificulta la salida de la pobreza. Mundialmente, la pobreza y el desempleo están ligados mayormente al ámbito femenino.
    Opciones para controlar ingresos
    Algunas de las recomendaciones que ofrece la economista Rossana Vega son las siguientes: organizar un presupuesto mensual donde detalladamente podamos ver cuáles son los ingresos, tanto personales como de alguna prestación alimentaria si acaso hubiere y cuáles son los gastos en general.

    A su criterio, es importante no descuidar el ahorro en dicho plan. Evitar, en lo posible, las deudas; controlar el impulso de comprar cosas innecesarias y que las deudas estén orientadas básicamente a aumentar el patrimonio.

    Se recomiendan los trabajos manuales que actualmente están siendo más valorados, económicamente hablando, quizás algún tipo de asesoría on line, o trabajos contables que se pueden realizar incluso dentro de la casa.

     

    Fuente: Diario Última Hora

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: