Dificultades en el habla de tu hijo

  • Guía para saber si tu hijo o hija tiene un desarrollo normal del habla y el lenguaje.

    Compartir:

    “Todos los niños de su edad ya hablan, pero mi hijo o hija no”, solemos escuchar de las mamás… casi siempre con un suspiro profundo de preocupación.

    Siempre es importante solicitar el diagnóstico de los profesionales médicos. Aunque algunos, justifican el retraso del habla de su hijo diciéndose a sí mismos que «con la edad, ya lo superará» o que «a su hijo le interesa más moverse que hablar».

    Reproducimos este artículo de KidsHealth sobre “Retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje” que nos propone saber qué es «normal» y qué no lo es en el desarrollo del habla y del lenguaje puede ayudar a dilucidar si usted debería preocuparse o si su hijo está evolucionando correctamente en ambos ámbitos:

     

    Entender el desarrollo normal del habla y el lenguaje

    Es importante que en cada una de los exámenes médicos programadas por el pediatra de su hijo hable con él sobre el habla y el desarrollo del lenguaje, así como sobre otros aspectos del proceso evolutivo del pequeño que le preocupen. Puede ser difícil saber si su hijo solo es inmaduro en su capacidad para comunicarse o tiene algún problema que requeriría atención profesional.

    Las siguientes normas sobre el desarrollo pueden servirle de guía:

    Antes de los 12 meses

    Es importante que a los niños de esta edad se les observe a fin de detectar indicadores de que utilizan la voz para relacionarse con el entorno. El balbuceo es una fase inicial del desarrollo del habla. Cuando los bebés crecen (a menudo en torno a los nueve meses), empiezan a unir sonidos, a incorporar las distintas entonaciones del habla y a decir palabras como «mamá» y «papá» (sin entender realmente lo que significan).

    Antes de los doce meses, los bebés deberían ser receptivos a los sonidos y empezar a reconocer nombres de objetos de uso común (por ejemplo, biberón, chupete, etc.). Los bebés que observan atentamente su entorno pero no reaccionan al sonido es posible que presenten deficiencias auditivas.

    Entre los 12 y los 15 meses

    Los niños de esta edad deberían tener un amplio abanico de sonidos en su balbuceo (como p, b, m, d, o n), empezar a imitar y aproximarse a sonidos y palabras emitidos por los miembros de sus familias y típicamente decir una o más palabras (excluyendo «mamá» y «papá») de forma espontánea. Los nombres suelen ser los primeros, como «bebé» y «pelota». Su hijo también debería entender y seguir instrucciones de un solo paso («Por favor, pásame el juguete», por ejemplo).

    De los 18 a los 24 meses

    Aunque hay una gran variabilidad, la mayoría de niños dicen unas 20 palabras cuando tienen aproximadamente 18 meses y unas 50 o más cuando cumplen dos años. En torno a esta edad, los niños empiezan a combinar dos palabras en frases muy simples, como «bebé llorar» o «papá grande». Un niño de dos años debería poder identificar objetos de uso común, dibujos de tales objetos, indicar sus propias partes del cuerpo cuando alguien se las señala y seguir instrucciones de dos pasos (como «Por favor, recoge el juguete y dámelo»).

    De dos a tres años

    Los padres suelen presenciar una «explosión» en el habla de su hijo. El vocabulario de su pequeño debería crecer considerablemente (demasiadas palabras para contarlas) y el niño debería combinar de forma sistemática tres o más palabras en frases más largas.

    Su comprensión también debería mejorar; con tres años, un niño debería empezar a entender qué significa «ponlo en la mesa» o «ponlo debajo de la cama». Su hijo también debería empezar a identificar colores y a entender conceptos descriptivos (grande frente a pequeño, por ejemplo).

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: